¡El cambio de paradigma global es la realidad; la propaganda localista es peligrosa!

3 de diciembre de 2016

2 de diciembre — Esta semana estuvieron en Washington, DC, varias delegaciones de LaRouchePAC, de Manhattan, y de otros estados del Este de EUA, para abordar personalmente a los congresistas y discutir con ellos la necesidad de actuar de inmediato para restablecer la Ley Glass-Steagall e implementar las Cuatro Leyes de LaRouche, a fin de poder hacer frente a la crisis estratégica actual. Esta iniciativa política —al mismo tiempo que se presiona al Congreso desde todas partes del país— sucede en un momento en que los medios de comunicación no cesan en su obsesión sobre los posibles candidatos al gobierno del Presidente electo Donald Trump. "¿Quiénes son ellos?... ¿Qué tan malos son?", etc. La alharaca de los medios de comunicación, e incluso los mismo nombramientos, sirven para confundir y desmovilizar a cualquiera que les ponga atención.

Es importante resistir a cualquier caracterización localista que quiere explicar lo que está pasando "de abajo hacia arriba". Aquí no sucedió nada que se explique localmente: Sorpresas electorales como la de Trump están sucediendo en todo el mundo, y mucho más va a suceder en las próximas semanas. El electorado en distintas partes del mundo está rechazando toda la era de la "globalización" en favor de un nuevo paradigma, al cual todavía está forjándose. Lyndon LaRouche, editor fundador de la revista Executive Intelligence Review (EIR), recalcó al día siguiente de las elecciones presidenciales, que la votación a favor de Trump no fue un suceso "local". El rechazo que hubo a Hillary Clinton fue parte de una cambio global dinámico. LaRouche advirtió que "es peligroso permitir que suceda" esa confusión de una visión localista. "Hay que liberarse de eso. Eso destruye nuestra capacidad de pensar, y de resolver problemas", agregó.

Por lo tanto, eviten la rabia sobre los individuos; piensen en el potencial.

Esta es la realidad. Hay una realidad que está en proceso en el mundo a favor de un nuevo paradigma para toda la humanidad, encarnado en la Nueva Ruta de la Seda euroasiática. Existe un fuerte impulso en el liderato del Presidente de Rusia, Vladimir Putin, del Presidente de China, Xi Jinping, y de otros, en el camino a seguir, que por décadas ha planteado Lyndon y Helga LaRouche.

Este jueves 1 de diciembre en Moscú, Putin dio un discurso desde esta perspectiva superior. Habló de la Unión Económica Euroasiática (UEE), "que se enlaza con al proyecto de la Franja Económica de la Ruta de la Seda de China, que nos permitirá construir una gran asociación euroasiática". Putin hablaba en ocasión del segundo Foro Internacional de Lecturas de Primakov, para conmemorar el legado del liderazgo de Yevgeni Primakov. Putin dijo que "el señor Primakov también creía que sería muy difícil abordar adecuadamente los enormes desafíos de hoy sin contar con una asociación seria entre Rusia y Estados Unidos. Lastimosamente, las relaciones ruso-estadounidenses se han deteriorado considerablemente en los últimos años, pero eso no es por culpa nuestra. Ahora que la campaña electoral en Estados Unidos ha concluido, y un nuevo Presidente va a asumir el cargo en la Casa Blanco pronto, esperamos que esto creará las condiciones para mejorar estas relaciones, que son tan importantes no solo para nuestros pueblos, sino también para asegurar la estabilidad y la seguridad internacional".

La idea de relaciones nuevas está haciendo eco en toda Iberoamérica, luego de la visita de seis días de Xi Jinping para la Cumbre de la APEC a principios de este mes. Sergio Ley, connotado diplomático mexicano, hizo un llamado para que México "diversifique" sus relaciones comerciales extranjeras actuales, y que ya no tenga un 80% del comercio solo con Estados Unidos. Dijo que ahora hay "un diálogo extraordinario al más alto nivel" entre México y China.

En oposición a esta dinámica del nuevo paradigma de relaciones internacionales y de mutuo beneficio, los geopolíticos perdedores y todavía supeditados al imperio que se desmorona, han lanzado su último intento seguir para causar más daños y más muertes. En particular, Francia, Gran Bretaña, y el gobierno de Obama se están moviendo contra Rusia con relación a Siria. Francia anunció que será el anfitrión de una reunión el 10 de diciembre, en la que se juntarán los líderes del Reino Unido, Estados Unidos, Alemania, Italia, Arabia Saudita, y otros, para ver cómo se oponen a "la lógica de la guerra total", como le llaman a la victoriosa embestida de Rusia y Siria contra la barbarie del Estado Islámico.

La realidad es que en Alepo, el gobierno de Siria a hecho retroceder exitosamente a los terroristas; y Rusia le está dando apoyo y suministros de socorro que incluyen hospitales de campaña, para miles de personas que han sido liberadas y necesitan ayuda.