"La última oportunidad de la humanidad ...", Conferencia del Instituto Schiller en Alemania

13 de abril de 2013

"La última oportunidad de la humanidad: La consecución de la libertad mediante la necesidad", Conferencia del Instituto Schiller en Alemania

Vea los videos con interpretación en español:
http://newparadigm.schillerinstitute.org/es

13 de abril de 2013 — Con ese tema inició hoy el Instituto Schiller una importante conferencia internacional de dos días en Fráncfort, Alemania, con la asistencia de más de 300 personas en un auditorio repleto. El primer panel, titulado "La esperanza para el futuro: La Defensa Estratégica de la Tierra como plataforma de las metas comunes de la humanidad", se inició con el discurso de apertura de la presidenta del Instituto, Helga Zepp-LaRouche, quien elaboró el tema rector de que "la humanidad es mejor de lo que se imagina la oligarquía". La especie humana, dijo ella, está determinada por las facultades de la creatividad, y el paradigma oligárquico que actualmente empuja al mundo hacia la catástrofe, se tiene que reemplazar por un paradigma basado en el ágape, esto es, la felicidad por el desarrollo del prójimo, el amor a la humanidad. Esto significa el renacimiento de la cultura y de la ciencia del período clásico, y también la entrada al futuro cosmonauta, y requiere un nuevo método de pensamiento que se puede describir a la vez "tan riguroso como libre".

El actual paradigma monetarista oligárquico se ejemplifica en el "prototipo Chipre", en la "obsesión con extenderle la vida al desahuciado sistema de la sociedad de casino a costa del sacrificio de los seres humanos". El prototipo Chipe es parte de las "herramientas" de la Unión Europea que vienen elaborando los gobiernos desde que en 2008 rechazaron la única alternativa viable, propuesta por Lyndon LaRouche, la ley Glass-Steagall de Franklin Roosevelt, y en vez de eso decidieron adoptar los rescates financieros y ahora el atraco a los depositantes, como en Chipre. Es como decía Bertold Brecht, robar un banco no es tan grave como crear un banco. Esa era la situación en 1933 cuando los banqueros se robaron los depósitos de los bancos, y Franklin Roosevelt cambió las reglas del juego por completo con la ley Glass-Steagall. Ese mismo cambio debe ocurrir ahora mismo para poner fin al atraco y al impulso hacia la guerra y los crímenes de guerra que están en marcha, todo lo cual es motivado por las intenciones genocidas del imperio británico a escala global. Ese imperio extinguiría a la humanidad entera.

Zepp-LaRouche señaló que se debe implementar ya la ley Glass-Steagall, junto con un nuevo sistema de crédito, para organizar el futuro y desatar los potenciales creativos de la humanidad, para posibilitarnos a defendernos contra los peligros que amenazan desde el espacio exterior. La lluvia de meteoritos sobre Chelyabinsk fue un llamado de alerta para la humanidad. El llamado que ha hecho el viceprimer ministro ruso, Dmitri Rogozin, de incluir la defensa planetaria en el primer punto del programa del Grupo de los 20, es de lo más pertinente para desarrollar una perspectiva de cooperación. Nicolás de Cusa decía que el pecado es la falta de desarrollo, que el hombre debe vivir para ser imagen y semejanza de Dios, debe ser creativo. Debemos tener optimismo y pasión por la humanidad como nuevo paradigma, dijo Helga Zepp-LaRouche para concluir.

Luego del discurso inaugural, tomó la palabra de manera concisa pero contundente, Lyndon LaRouche, quien explicó la verdad sobre este desahuciado sistema monetarista y los fundamentos del Sistema Americano de Economía que desarrollo Alexander Hamilton. Este sistema no se basa en el dinero sino en el crédito y el progreso, y ha funcionado, como consecuencia de la continuidad de los principios que nacieron en la Colonia de la Bahía de Massachussets, los cuales empujaron a progresar a Europa, incluyendo a Inglaterra. La ley Glass-Steagall es una ley fundamental en EU, es la ley del progreso. En los últimos 200 años esa perspectiva hamiltoniana se ha debilitado una y otra vez, pero siempre que ha regresado trae consigo el progreso de nuevo, como ocurrió con Franklin Roosevelt (FDR). Churchill no quería que terminara la Segunda Guerra Mundial sino hasta después de que muriera FDR, y ahí fue cuando empezaron los problemas. Ahora, lo que se requiere, dijo LaRouche, es retornar a la senda del progreso, al aumento de la densidad de flujo energético, lo cual implica desarrollar la energía nuclear y la fusión termonuclear, sin lo cual no se puede llegar a Marte. En vez de los métodos del imperio británico, debemos de seguir la política del progreso. Si dejamos de progresar, eso significa muerte en masa, significa la extinción de la humanidad. El progreso no significa dinero, sino un sistema de crédito para incrementar las facultades productivas del trabajo, que permiten a la humanidad salir hacia el espacio exterior a defender el planeta contra esas rocas que nos amenazan. De hecho, Carlomagno sabía más de economía que los actuales líderes de Europa, comentó LaRouche.

El panel del sábado en la mañana continuó con las presentaciones Alexander Nagorny (subdirector de la revista rusa Zavtra), Kirill Benediktov (del consejo editorial de la revista rusa Terra America), seguidos por Jason Ross del Comité de Acción Política LaRouche (LaRouche PAC) y el abogado constitucionalista Bruce Fein, ex Subprocurador General de Estados Unidos.

Kirill Beniktov, de Rusia, presentó la ponencia "El peligro de asteroides y cometas y la defensa planetaria: Una visión desde Rusia". Recordó que el 12 de abril fue el Día del Espacio en Rusia, que conmemora el primer vuelo espacial de la humanidad, de Yuri Gagarin. Luego se refirió a la carta que envió Rogozin al Presidente Putin, donde propone que la Defensa Estratégica de la Tierra se coloque en el primer punto del programa de la próxima reunión cumbre del Grupo de los 20. Beniktov se refirió también a que Putin aumentó el presupuesto del programa espacial ruso a 1.6 billones de rublos para el año 2020, un aumento muy significativo.

Explicó que los impactos de asteroides y cometas sobre la Tierra es algo que la humanidad conoce desde hace mucho tiempo, y en el pasado se les veía como señales de una destrucción futura, como ocurrió con el paso del Cometa Halley en 1910. El suceso de Tunguska en 1908, que aplanó una superficie de 2000 km cuadrados de bosque deshabitado, pudo haber destruido San Petesburgo, si hubiese caído cuatro horas más tarde. Vladmir Vernadsky le prestó gran atención al suceso de Tunguska.

Otro suceso notable fue el incidente con un asteroide en Utah, EU, en 1972, el cual tuvo el potencial de haber iniciado una guerra nuclear porque se pudo haber supuesto que se trataba de un ataque nuclear. Estas amenazas desde el espacio se abordaban ya de manera implícita con la Iniciativa de Defensa Estratégica del Presidente Ronald Reagan y de LaRouche, y si se hubiese implementado la IDE, hoy en día tendríamos más posibilidades de defender la Tierra.

Sin embargo, algo se ha hecho desde entonces, están en marcha docenas de proyectos como el proyecto WISE de la NASA y varios proyectos rusos de alerta temprana. El foco de todos ellos es el estado de alerta y la identificación de los peligros, y solo en segundo término la defensa. Todos esos esfuerzos deben de concentrarse en un solo esfuerzo de cooperación internacional, concluyó.

Enseguida intervino Alexander Nagorny, de la revista rusa Zavtra, quien destacó que la realidad del mundo no es la que presenta CNN o EuroNews, sino que es muy diferente, como se puede ver en el caso de Corea del Norte. Ahí, el viaje repentino del secretario de Estado de EU, John Kerry, A Pekín, para pedir a China ayuda para resolver el conflicto en la península coreana para evitar una guerra nuclear, muestra que la principal potencia militar del mundo se ve forzada a pedirle a los chinos. La cuestión coreana ciertamente ha puesto todas las demás crisis en el segundo plano. Pero el mundo todavía está dominado por la geopolítica, por el egoísmo de sus principales actores; en particular esto se ha mostrado después del derrumbe de la Unión Soviética en 1991. Pero durante estos mismos años, China ha surgido como una potencia global.

Así que para el mundo entero se enfoque en un solo programa de Defensa Estratégica de la Tierra y rompa con el monetarismo, como lo propone LaRouche, requiere que los principales actores dejen de ser egoístas, señaló Nagorny. Por ejemplo, si Estados Unidos trata de hacer de la región Asia-Pacífico el nuevo centro de gravedad, esto va a agravar las relaciones con China, ya que sospecha que eso es una estrategia para aislar a los chinos. La situación actual es peligrosa, porque no ha llegado todavía la segunda fase de la crisis financiera, y cuando llegue, puede haber todo tipo de sorpresas, nuevas alianzas, nuevos choques y guerras, de ahí la importancia de esta conferencia, porque es una señal importante al mundo, de que ciertamente se necesita un nuevo tipo de pensamiento. Putin trata de mejorar las relaciones con Estados Unidos y con China, pero el golpe a traición que le dio Europa a Rusia en Chipre, agrava las relaciones entre los rusos y europeos, y en particular entre Rusia y Alemania. Hay una diplomacia de sonrisas entre Estados Unidos y Rusia, pero debajo de la superficie cada lado se prepara para lo peor. Se debe superar esto, así como las tendencias hegemónicas de EU, de modo que se pueda reorganizar el mundo según las propuestas de LaRouche, concluyó Nagorny.