Irlanda: Sinn Féin marca el camino

11 de febrero de 2011

11 de febrero de 2011 — Sinn Féin lanzó hoy su manifiesto electoral extraordinario en Dublín, para las próximas elecciones del 25 de febrero. El presidente del Sinn Féin, Gerry Adams, identificó el documento de 50 páginas como los valores republicanos de ciudadanía y equidad que definen al partido. Adams hizo un llamado por una reforma total del sistema político, y dijo:

"Sabemos que algunos de los objetivos de este manifiesto tomarán tiempo y esfuerzo llevarlos a cabo, pero consideramos estas elecciones como una oportunidad para que los ciudadanos inviertan en el tipo de Irlanda que se merecen. Es decir, una Irlanda de iguales".

"Hay mucha desesperanza y angustia por todos lados. Realmente es importante que nos elevemos por encima de estas emociones comprensibles. Este embrollo se puede resolver. Pero se necesita que la población en calidad de ciudadanos haga saber su opinión. Se necesita que los ciudadanos usen su voto. El manifiesto del Sinn Féin marca el camino por delante: Un mejor camino".

El manifiesto incluye la demanda que puso al Sinn Féin por encima de todos los demás partidos en el Dail: "Quememos a los tenedores de bonos de los bancos insolventes, aseguremos que los aumentos en los impuestos se gasten en servicios públicos, no en pagar la deuda de los bancos".

Describió diversos puntos del manifiesto, como darle marcha atrás al presupuesto de austeridad, a los recortes en los salarios mínimos, y los impuestos por el proyecto de ley financiera del gobierno que activó el rescate del FMI y de la Unión Europea, que ahora ataca a los invidentes, los ancianos y aquellos que están en la escala económica más baja. El gobierno del partido Fianna Fail —al que acaban de sacar del poder— calificó cínicamente a estos como la Carga Social Universal. El manifiesto también hace un llamado por un sistema de servicios de salud universal, gratis para todos en el lugar donde se otorga, y un regreso a una educación gratuita.

Adams subrayó: "Esta es la base general de nuestro manifiesto. Incluye también pasos prácticos inmediatos para corregir el terrible daño causado a nuestra sociedad, a nuestras comunidades y a nuestros ciudadanos por parte de un gobierno terrible y aquellos que están comprometidos a continuar con esas políticas, si pueden parchar una coalición [entre los partidos] Fine Gael y Laborista después de estas elecciones.

"Parece que están ciegos ante las consecuencias sociales de las llamadas políticas de austeridad. Este manifiesto establece un mejor camino —an bealach níos fearr— y un paso de cambio para el futuro".

La parte más destacada del manifiesto es la sección titulada "Una Nueva República", que apunta a resolver el terrible problema que ha dejado la partición británica del norte con el resto de la isla desde hace un siglo. Esta sección incluye:

* Una nueva constitución. Establecer un Foro Constituyente con participación de toda Irlanda, con representantes de las legislaturas de las dos partes de la isla, de la sociedad civil, empresarios y sindicatos para discutir para elaborar un Proyecto de Constitución que se presentaría al pueblo mediante un referéndum.

* Una representación de Irlanda del Norte en el Dáil, el parlamento irlandés. Extender el derecho de voto en las elecciones presidenciales a los ciudadanos de toda la isla.

* Un referéndum en torno a la unidad de Irlanda.

Hay informes de que amplios sectores de la población que al pasado han estado identificados con otros partidos, en especial del desprestigiado Fianna Fail, que están ahora identificando su voto con Sinn Fein. El elemento esencial que está generando este cambio es el impacto que ha causado la consigna de que la gente es primero y no los bancos —o sea el principio de la ley Glass-Steagall de Franklin Roosevelt— o como lo dicen en irlandés, quemen a los tenedores de bonos, no al pueblo.

Algo muy diciente de la situación es que hay 19 candidatos independientes que al pasado han estado identificados con otros partidos del espectro izquierda-derecha, y ahora han formado un bloque electoral llamado Nueva Visión. Su planteamiento principal es que se debe separar la deuda soberana de la deuda bancaria, por la cual se tienen que hacer responsable los banqueros especuladores, no el pueblo.