El fraude sistemático domina la bursatilización de las hipotecas y la estafa de los embargos

10 de octubre de 2010

10 de octubre de 2010 — Cada día sale a la luz más información del alcance de la violación sistemática a las leyes estadounidenses en la que incurrieron las entidades financieras que convirtieron las hipotecas en valores bursátiles (la llamada burzatilización de las hipotecas, procedimiento mediante el cual las revendieron un sinnúmero de veces) y todavía más, en tanto que el negocio dependía de esas actividades ilegales. Esta omisión deliberada al cumplimiento de la ley le ahorró al negocio de las derivadas hipotecarias miles de millones de dólares en costos a medida en que la burbuja crecía, pero se convirtió en un fraude masivo en la medida en que los especuladores trataron, y siguen tratando, de recuperar algo de sus pérdidas a través de los embargos de viviendas. Entidades que no tienen ningún derecho legal para hacerlo, están sacando a la gente de sus casas, en una burda violación de la letra y del espíritu de la ley.

Las leyes estatales sobre bienes raíces, con algunas variantes, exigen por lo general pasos específicos que se deben adoptar cuando se transfiere una hipoteca de un dueño a otro en el momento de hacer el contrato, a fin de que la transacción sea legal. En vez de cumplir con esos pasos, las entidades que negociaron las hipotecas decidieron crear su propio sistema de registro electrónico de las transferencias. Este alarde sistemático de la violación a la cadena de requerimientos para la titulación de las propiedades, se pasó por alto en todo el proceso de la estafa de la bursatilización, pero ahora este asunto se ha visto forzado a tomarse en consideración ante la ola de embargos de viviendas con que los tenedores de esos valores bursátiles de derivados hipotecarios quieren recuperar sus pérdidas. Su problema es muy simple: Luego de que pasaron por alto los requisitos legales, ahora no pueden demostrar su derecho legal a embargar la propiedad que ellos pretenden que les pertenece.

Para darle la vuelta a este dilema legal, muchos de los tenedores de esos derivados hipotecarios y sus agentes han recurrido al fraude descarado, creando e introduciendo documentos falsos. Esto es un fraude ante los tribunales, un delito serio.

Como lo señaló el Fiscal General del estado de Florida en un caso reciente, "una gran cantidad de documentos... incluso a la vista de cualquier persona no entrenada, parecen falsificados o fabricados". Esas entidades, "parece que están creando y manufacturando 'falsos traspasos' de hipotecas... Parece que esos documentos están falsificados, ejecutados de modo incorrecto e ilegal, son falsos y engañosos... realmente parece que fueron hechos para cumplir con las demandas de la institución que, de hecho, no tiene la documentación necesaria para embargar de acuerdo a la ley".

El caso específico al que se refiere el Fiscal General de Florida involucra a una compañía llamad aDocX, la cual parece que está en el negocio de producir documentación fraudulenta para darle la vuelta a la falta de documentación legal. DocX es propiedad de la firma Lender Processing Services (que da servicios a los acreedores), y dirige lo que algunos denominan una "red nacional de embargos", y cuenta entre sus clientes a algunos de los mayores bancos del país.

El negocio de la bursatilización de las hipotecas lo controlan los mayores bancos mercantiles e inversionistas de Estados Unidos y Europa, y son los que han venido pisoteando a los propietarios de vivienda y a los tribunales en un intento desesperado por mantener la ilusión de su solvencia. Los banqueros están tratando desesperadamente de voltear todo el asunto como si se tratara de meros "tecnicismos" y errores de papeleo, cuando en verdad representa la punta del témpano de las fechorías y la corrupción del mercado de derivados financieros. Los agarraron con las manos en la masa, y andan chirriando como los puercos que son.

Ahora que los tribunales estatales y los reguladores los están atosigando, algunos de los grandes bancos han suspendido temporalmente algunos embargos, pero esto es insuficiente por completo. La única solución equitativa es la de parar TODOS los embargos mientras se investiga la cuestión y se le juzga, y regresarle la vivienda a sus propietarios en los casos en que se cometió fraude para embargarlos.

Pero eso en sí mismo no es suficiente. Nosotros sospechamos que, dada la manera en que se empaquetaron las hipotecas y los valores sostenidos en ellas, y luego como las subdividieron y las reempaquetaron, en realidad el sistema ya perdió la pista de quien es dueño de qué, y es muy probable que los derechos de saqueo a la misma propiedad se han venido una y otra vez, donde muchas partes diferentes ahora reclaman la misma propiedad. La única solución a esto es el enfoque de la Glass-Steagall de LaRouche. Declarar nulos todos los derivados financieros, incluyendo los derivados hipotecarios, y someter a lo que quede del sistema financiero a una protección de bancarrota, y crear un nuevo sistema crediticio en su lugar.

Fueron Wall Street y la City de Londres los que crearon este desbarajuste, y nos va a ir muy bien sin ellos. ¡A parar los embargos, a proteger a la gente y a restaurar la economía! Si esos bandidos quieren viviendas, hay suficientes celdas en la cárcel que pueden utilizar.