Se inician los despidos de la NASA mientras que la Cámara de Representantes vota sobre un proyecto "defectuoso" del Senado

30 de septiembre de 2010

29 de septiembre de 2010 — Con la aprobación senatorial del proyecto de ley de reautorización del presupuesto de la NASA totalmente financiado de la Cámara de Representantes, en serias dudas, los dirigentes de la Cámara de Representantes decidieron aprobar la versión del Senado del proyecto de ley, con el fin de aportar continuidad para el trabajo científico. Previamente, ambas cámaras habían votado a favor de desafiar el programa antihumano de privatización espacial de Nerobama, el cual cancela completamente el programa Constelación, incluyendo la cápsula espacial tripulada Orión, junto con el cohete de carga pesada Aries V, diseñado para regresar a la Luna. El Senado parcialmente restableció a mediados de julio el financiamiento y la Cámara de Representante restableció completamente el Constelación una semana después. En declaración, el presidente de la comisión de Ciencia y Tecnología Bart Gordon (D-TN) dijo que el preveía que la cámara de representantes vote sobre la versión del Senado el miércoles. "Con el fin de darle certeza, estabilidad y claridad a la fuerza de trabajo de la NASA y a la comunidad espacial en general, yo sentí que era mejor considerar un proyecto de ley defectuoso [del Senado] que ningún proyecto de ley en absoluto" dijo Gordon.

Incluso aunque se aprobara el proyecto de ley, cerca de 1,200 empleados del contratista de primer nivel del transbordador, United Space Alliance, más 350 subcontratistas más, la mayoría en Florida y Texas, enfrentan la terminación de sus empleos este viernes, primero de Octubre. Según el senador por Florida, Bill Nelson, la aprobación del proyecto de reanudación "va a fomentar el desarrollo de este nuevo cohete de carga pesada con el objetivo de que esté volando para el 2016. De inmediato esto significaría la contratación de 2,000 de los trabajadores espaciales que de otra manera perderían sus empleos". El transbordador solo tiene un vuelo pendiente programado para el 1 de noviembre, y el proyecto de ley del Senado, a pesar de que elimina lo peor de las iniciativas de privatización del espacio de Obama, solo aporta garantías para que se financie solo una misión más del transbordador el próximo verano, con un simple "mandato sin fondos adjudicados" para nuevos vuelos adicionales.