Los candidatos demócratas larouchistas exigen remover a Obama de su cargo ¡ya!

5 de agosto de 2010

5 de agosto de 2010 — Los tres candidatos demócratas larouchistas dieron a conocer ayer sendas declaraciones tajantes, atacando las persecuciones racistas que están llevando a cabo el presidente Obama y Nancy Pelosi en contra de destacados dirigentes afroamericanos opuestos a la política fascista de Obama. Los tres plantearon la demanda: se tiene que disolver la anticonstitucional Oficina de Ética del Congreso (OCE por siglas en inglés), y Obama tiene que ser removido constitucionalmente de su cargo, inmediatamente.

Summer Shields, quien contiende oficialmente como un candidato independiente (se tiene que escribir su nombre en la boleta) en contra de la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi, que supuestamente representa al 8avo Distrito Electoral de California, empieza su declaración, titulada "Obama suscribe a Jim Crow", con un ataque directo al mismo Obama. Dice: "Los ataques recientes de la Oficina de Ética del Congreso (OCE) que tienen como objetivo sacar de sus cargos a los congresistas demócratas Charles Rangel (Nueva York) y Maxine Waters (California), antes de las elecciones de noviembre, no son más que una expresión del fascismo flagrante de Obama y su racismo descarado. Un ejemplo de esto es la declaración de Obama en el noticiero de CBS, antes del inicio de cualquier investigación oficial, de que las acusaciones contra Rangel son "preocupantes" y de que debería "ponerle fin a su carrera con dignidad!"

"La OCE fue creada por Nancy Pelosi y el Congreso en 2008 supuestamente como una manera de limpiar la corrupción política en Washington DC", continuó Shields. "En realidad, la OCE juega un papel central en la eliminación de toda oposición a su dictadura fascista".

"My campaña está haciendo un llamado para desmantelar la anticonstitucional OCE, y sacar de inmediato de sus cargos a Obama y Pelosi por ser un asunto de vida o muerte para la continuación de la existencia de los Estados Unidos de América", concluyó.

Kesha Rogers, la candidata demócrata por el 22avo Distrito Electoral en Texas enfocó su ataque en la naturaleza racista del ataque en contra de los dirigentes de la Junta de Congresistas Negros, Charles Rangel y Maxine Waters. Bajo el título "Clausuremos la Operación Fruehmenschen de Obama", Rogers empieza: "No es mera coincidencia que en medio de la mayor mentira que se le haya vendido a la población estadounidense, para rescatar al quebrado imperio británico, ese títere del imperio, el presidente Obama, esté en medio de una cacería de brujas política en contra de los pocos demócratas afroamericanos que han criticado las políticas fascistas de Obama y que luchan a favor de sus empobrecidos votantes. Al igual que Hitler, Obama tiene su 'lista real de personas indeseables".

Rogers identificó a la Oficina de Ética del Congreso como "nada menos que una continuación directa de las investigaciones y transas ilegales del FBI en la Operación Fruehmenschen de J. Edgar Hoover, que tiene como objetivo, no por mera coincidencia, solo a afromaericanos, y críticos de Obama".

Concluyó uniendo su voz a la de Lyndon LaRouche, cuando declaró que "Todos los patriotas que recuerden la causa de los derechos civiles, cerrarán filas con el congresista Charles Rangel y la congresista Maxine Waters. Las acciones en su contra, instigadas en gran parte por el dizque "panel independiente" anticonstitucional llamado Oficina de Ética del Congreso, son un insulto a todos los que pelearon en la lucha por los derechos civiles. La lucha en contra de este asalto es la lucha en contra del legado de la esclavitud".

Rachel Brown, quien contiende en contra de Barney Frank por la candidatura demócrata en el 4to distrito de Massachusetts, enfocó su declaración en el papel traidor de su oponente en la cacería de brujas tipo Jim Crow de Obama. Frank está fungiendo el informante clave en contra de la congresista Maxine Waters, mintiendo que las acciones de Waters para congregar apoyo para los bancos que le prestan servicio a la comunidad afroamericana son equiparables a una violación ética.

De hecho, dijo Brown, "los únicos 'crímenes' cometidos aquí son que Rangel y Waters se oponen a la política protofascista de Obama, de rescates sin límites a Wall Street y los bancos con sede en Londres por un lado, y los recortes mortales para todos los demás. Obama está usando a la OCE para deshacerse de cualquiera en el congreso que defienda a los estadounidenses pobres, aquellos que no tienen empleo, no tienen futuro y que son los más golpeados por las políticas fascistas de Obama. Rangel y Waters siempre han defendido los derechos del hombre y la mujer olvidados en sus distritos y a nivel nacional. Obama pretende usar a Rangel y Waters como un ejemplo horrible, para evitar que alguien más se enfrente a sus políticas fascistas, pero al intentar imponer esta vía tan intensamente, está labrando su propia caída política".

Brown concluye: "Si alguien realmente estuviera preocupado con investigar las violaciones éticas en Washington, el proyecto de ley sobre servicios de salud de Obama, modelados en Hitler, sería un buen punto de arranque. Los recortes a todos los niveles en Medicare, Medicaid, Seguro Social, creación de empleos, educación y presupuestos estatales, a la vez que se rescata a Fannie Mae, Freddy Mac, AIG y Goldman Sachs. Millones del fondo de campaña de Barney provinieron del cabildo de los bancos, y de regreso, billones para los mega bancos! Eso es corrupción.

"La verdadera pregunta con estas 'violaciones a la ética' racista es: ¿son Obama y Barney Fran 'demasiado grandes para ir a la cárcel?".