Pánico y caos amenazan en los centros de desempleo

27 de junio de 2010

26 de junio de 2010 (LPAC) — Como resultado de que el Congreso no extendió la compensación de emergencia por desempleo, alrededor de un millón 300 mil estadounidenses dejarán de recibir su cheque por desempleo a partir de este fin de semana, y unos dos millones más a partir de la primera semana de julio, de acuerdo al diario neoyorquino Wall Street Journal.

Un vocero de la Asociación Nacional de Agencias de Trabajadores del Estado le dijo a EIR que las oficinas estatales han recibido innumerables llamadas de personas en pánico, al conocer la noticia resultante del fiasco del Congreso. Además de las dificultades que pasan las oficinas estatales debido a los recortes en los presupuestos estatales y al recorte de personal, para su gestión utilizan computadores que tienen entre 23 y 24 años de uso. La única solución que ofrecen estos funcionarios a los solicitantes es que mantengan al día sus solicitudes, par el caso en que el gobierno federal recobre la cordura y reanude las compensaciones, al menos sus nombres estarán en la lista.

Al mismo tiempo, el Congreso retrasó los $25,500 millones de dólares contemplados para los llamados Porcentajes de Asistencia Médica Federal del Medicaid (FMAP, por sus siglas en inglés) a los estados, el programa gubernamental de asistencia médica para los más pobres.

El estado de California había contemplado $1,500 millones de dólares para FMAP en el presupuesto, y ahora va a recortar la asistencia de Medicaid para los más pobres.

El gobernador de Pennsylvania, Ed Rendell, dijo que si el Congreso no aprueba el FMAP, el estado tendrá un faltante de "otros $850 millones y debido a que ya hemos recortado programas hasta el hueso, eso generará decenas de miles de despedidos"

El único aspecto que se salvó del proyecto original fue la estipulación de rescindir el plan de reducir un 21% en los pagos de Medicare a los doctores (Medicare es el servicio médico gubernamental para mayores de 65 años).