Bernanke rechaza la Glass-Steagall, dos presidentes regionales de la Fed la apoyan

18 de junio de 2010

18 de junio de 2010 (LPAC) — Mientras que dos presidentes regionales de la Reserva Federal (Fed) se han unido hasta ahora al llamado por el restablecimiento de la Glass-Steagall, el miércoles el presidente del Sistema de la Reserva Federal, Ben Bernanke, rechazó el restablecimiento de la Glass-Steagall al responder a una pregunta, cuando hablaba en una conferencia patrocinada por el Grupo Squam Lake de economistas académicos y ex asesores políticos en la ciudad de Nueva York. Bernanke afirmó enfáticamente que el restablecimiento de la Glass-Steagall "no sería constructivo" y "no está en el orden del día".

Bernanke mintió diciendo que se dividió a la banca comercial de la de inversiones en los 1930 mediante la ley Glass-Steagall para ponerle fin a conflictos de intereses, pero cita investigaciones que muestran que, de hecho, los conflictos de intereses no fueron una de las causas principales de la Gran Depresión. Observó que, en la crisis financiera, la banca mercantil y la de inversiones se metieron en problemas serios, pero que no está claro que haya sido la interacción de las dos lo que creó los serios problemas. "No está claro que fuera particularmente constructivo el revivir la Glass-Steagall" dijo.

Entre los asistentes a la conferencia estaban Frederic Mishkin, ex gobernador de la Fed; el actual jefe de la Fed de Filadelfia, Charles Plosser; Henry Hu, un alto funcionario de la Comisión Nacional de Valores; Raymond W. McDaniel, Jr., presidente y director ejecutivo de Moody's Corporation, pariente de Moody's Investors Service; Peter Fisher, un alto funcionario del Departamento del Tesoro; Paul McCulley, director gerente de Pimco; Jan Hatzius, el economista jefe Goldman Sachs en EU; Lorenzo Bini Smaghi, un miembro de la junta directiva del Banco Central Europeo; altos funcionarios del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE); y banqueros de las principales firmas financieras del mundo. O sea, predicando a los conversos.