Los verdaderos demócratas rompen con Obama

27 de enero de 2010

27 de enero de 2010 (LPAC).- En la medida en que se vuelve más evidente la Nerosis del Presidente, un número cada vez mayor de demócrata patriotas están rompiendo públicamente con sus políticas. El columnista Bob Herbert, al escribir en el Washington Post, sostiene que es probable que Obama enfrente una revuelta masiva entre sus partidarios. La gente todavía está tratando de reconciliar al hombre que vieron en la campaña -el que dijo en la convención demócrata para elegirlo, "Hoy, más americanos están sin trabajo...han perdido sus hogares...no pueden permitirse conducir..."- con aquel que ha vuelto su obsesión la reforma a la salud. Ellos vieron al Obama que prometió "un Presidente distinto" ser absorbido rápidamente por los intereses de Wall Street y el rescate. Herbert se avoca a la causa y pregunta: "¿Cómo puede uno estar atento a los intereses de la población trabajadora si tienes a un Tim Geithner susurrando en un oído y a un Larry Summers en el otro?". Más importante que lo que tenga que decir Obama este miércoles, es si la población le va a creer "que realmente siente lo que dice".

Obama está bajo fuego por su propuesta de congelamiento presupuestal; el economista de Berkeley Brad DeLong lo califica de "Herbert Hoover", señalando la hipocresía que significa tratar de recortan un déficit de varios billones de dólares con un congelamiento que nos ahorraría ¡unos $250 mil millones en diez años! El economista James Galbraith destaca que, en toda la historia de nuestro país, solo han habido seis ocasiones en que los déficits han sido iguales a los gastos, y en cada uno de los casos ¡llevaron a una recesión!

Galbraith habló en el popular programa "Diane Rhem" de la Radio Pública Nacional de Washington DC, en donde confrontó directamente a la aliada de Peterson, Alice Rivlin. Galbraith atacó la noción del "déficit" que tienen los promotores del recorte presupuestal —de que el déficit llevaría al desplome de los bonos del Tesoro— y su confianza en "números oscuros" generados por computadora con proyecciones de cincuenta años. Atacó violentamente a la comisión, diciendo que tenían la intención de "volver políticamente posible recortar el Seguro Social y el Medicare", y que "estaban tratando de hacer a puerta cerrada lo que no habían podido hacer en público". Galbraith también escribió una columna en un blog sobre el mismo tema: "Por qué los progresistas no deben caer en la trampa de la reducción del déficit".