Hanna Arendt, la de la "personalidad autoritaria", denunciada como nazi, de nuevo

5 de noviembre de 2009

5 de noviembre de 2009 (LPAC).-Los autores Bernard Wasserstein, destacado historiador, y Ron Rosenbaum, autor y columnista para la revista Salon, aportaron nueva luz sobre las afinidades nazis de Hanna Arendt, coautora de la teoría de "La personalidad autoritaria" (1950).

Fue la teoría de Hannah Arendt y Teodoro Adorno, la que tomó la descendencia privilegiada, moralmente débil, de la élite de la clase media exonerados en cuestiones de seguridad por el FBI en el período de 1945-57, y posibilitó la incubación de los sesentayocheros fascistas de la ralea de Mark Rudd de 1964-68. Lyndon LaRouche ha señalado el papel decisivo de las enseñanzas de Arendt y Adorno, sobre que la verdad no existe, que solo existe la opinión, solo "versiones". En verdad, el hombre o mujer que se adhieren al criterio de verdad, se le odia y teme como "personalidad autoritaria".

LaRouche ha denunciado a Arendt y Adorno porque, de hecho, ellos personalmente eran nazis ideológicamente comprometidos, pero sus amigos les tuvieron que explicar que siendo de origen judío se volvía imposible que tuvieran un futuro en el partido nazi así que tuvieron que huir al extranjero, a Gran Bretaña y Estados Unidos.

Hanna Arendt se volvió la amante de su profesor Martin Heidegger cuando ella tenía 18 años y él le doblaba la edad. Continuó su relación estrecha y su apoyo a Heidegger incluso en el tiempo en que él se unió al Partido Nazi, y hasta cuando, siendo rector, purgó al profesorado judío de la Universidad Freiburg, durante el régimen de Hitler. Después de la guerra, Heidegger se negó a renunciar a sus actividades nazis, y por lo tanto se le negó la enseñanza. La promoción de Arendt le ayudó a mantener su estatus de celebridad internacional.

Wasserstein en el Times Literary Supplement de Londres del 9 de octubre, y Rosenbaum, citando a Rosenbaum en Salon del 30 de octubre, llaman la atención sobre la dependencia de Arendt de los escritos antisemitas realmente nazis, como autoridades sobre los judíos y el judaísmo, en su libro Los orígenes del totalitarismo.

"Uno de sus autoridades sobre los judíos sudafricanos" informa Wasserstein, es un artículo de Ernst Schultze, "un viejo propagandista nazi, que apareció en ...una publicación alemana fundada y dirigida por el destacado ideólogo nazi Alfred Rosenberg". Y después, "en un nuevo prólogo [a Los Orígenes del Totalitarismo] escrito en 1967, Arendt elogia el trabajo del destacado historiador nazi Walter Frank...cuyas 'contribuciones' -cita Wasserstein a Arendt- "todavía se pueden consultar con provecho".

"Lo que es más" escribe Wasserstein, "ella internalizó mucho de lo que los historiadores nazis tenían que decir sobre los judíos, desde el 'parasitismo' de las altas finanzas judías hasta el 'internacionalismo' de [walter] Rathenau".