El plan de servicios de salud nazi de Obama gira en torno a Hastings, agencia del movimiento eugenésico de la corona británica

5 de junio de 2009

4 de junio de 2009 (LPAC).— El plan de Obama —obtener billones de dólares de negar servicios médicos a los ancianos, enfermos y pobres, poniendo fin así a vidas supuestamente costosas e inútiles, para los rescates de los financieros— es en gran parte producto del Centro Hastings para la eutanasia, y del personal de Obama asociado a éste. Destruir este programa, es destruir uno de los instrumentos principales del imperio británico y de la familia real misma.

El Centro Hastings fue creado en 1969 para dar continuidad al movimiento eugenésico y de eutanasia de la familia real británica, solo 30 años después de que Adolfo Hitler iniciara el asesinato de "comensales inútiles" con base en la propaganda de ese movimiento dirigido por Londres.

Peter Orszag, ahora director de Presupuesto de la Casa Blanca, con la tarea de imponer los recortes drásticos, envió a su subdirector Philip Ellis a Hastings en mayo pasado para asegurarle al Centro que la "eficiencia comparativa" de los defensores de la eutanasia sería el criterio de un gobierno de Obama en contra del respeto tradicional por la vida humana.

Orszag nombró después a su asesor sobre política de salud, Ezekiel Emanuel, miembro del Hastings, al nuevo 'Consejo Federal sobre Investigación de Eficiencia Comparativa' de Obama, en donde Emanuel y otros asociados a Hastings están elaborando la lista de procedimientos cuyo uso se va a prohibir a los pacientes estadounidenses.

En el blog del Centro Hastings para darle instrucciones al gobierno sobre ahorros en los costos médicos, el escritor regular de Hastings, Henry J. Aaron acaba de escribir una recomendación en la que exige una adhesión más estricta a la doctrina de Eficiencia Comparativa. Aaron es el "economista conductista" colega de Orszag y socio de Orszag en el equipo del Instituto Brookings que tiene como objetivo acabar con los servicios médicos y el Seguro Social.

Anthony Culyer, escritor regular de Hastings, es director de Investigación del Instituto Nacional para la Salud y la Excelencia Clínica (NICE, por sus sínicas siglas en inglés, que cínicamente quiere decir "suave") de la corona británica. NICE dirige el racionamiento que ya ha matado a miles en Gran Bretaña, bajo el Servicio Nacional de Salud. Orszag, personalmente le aseguró al gabinete británico en Londres el año pasado que NICE sería el modelo para el programa de Obama. Según dice el mismo Culyer, "los métodos de NICE están destinados a convertirse en una especie de patrón mundial para que otras jurisdicciones lo adapten a sus propios propósitos".

Mientras tanto el fundador y presidente emérito del Centro Hastings, Daniel Callahan se presenta ahora por todos lados como el vocero más radical del legado nazi y británico que trata de imponer Barack Obama. A continuación una breve historia

El programa británico de la Era de Tinieblas de Hilter

El tren nazi del gobierno corre ahora sobre dos carriles del Centro Hastings: 1) Una propuesta federal de prohibir la atención médica a las vidas innecesarias ("ahorro en costos"); y 2) las leyes propuestas para dejar que los doctores maten a sus pacientes ("eutanasia" o "derecho a morir").

Este plan salió a la luz pública poco después de que el dinero británico y de Wall Street llevaron a Adolfo Hitler al poder en 1933, como se puede ver en un par de artículos del New York Times:

26 de julio de 1933:

"El Reich va a esterilizar... alcohólicos, débiles mentales, dementes, ciegos, sordos y deformes.

"Berlín.— La esterilización [eugenésica] de indeseables se convertirá en ley mediante decreto... Las decisiones...se tomarán en los tribunales de Higiene Hereditaria... La evidencia de los doctores a cargo de un caso tiene que estar respaldada con la evidencia de un especialista..."

8 de octubre de 1933:

"Los nazis planean matar a los incurables para aliviar el dolor...

"Berlín.— El Ministerio de Justicia... anunció su intención de autorizar a los doctores a poner fin al sufrimiento de los pacientes incurables... en el interés de una verdadera humanidad.

"Esta propuesta... eutanasia [consiste] en el acto de ofrecer una muerte sin dolor y pacífica...

"[El Ministerio insiste] en que la eutanasia será permisible solo si el médico a cargo acreditado tiene el respaldo de dos expertos que así lo aconsejen, [para que] no se destruya caprichosamente ninguna vida que aún sea de valor para el Estado...".

De inmediato comenzó la esterilización de miles de alemanes. El régimen de Hitler utilizó leyes promulgadas por el movimiento internacional eugenésico ("nacimiento bueno", o "ciencia de la raza") que había sentado sus oficinas centrales en Londres desde que fue lanzado por los teóricos de la raza imperial de la reina Victoria a mediados del siglo 19.

Pero el programa de la eutanasia ("muerte buena") se atoró, por lo pronto, frente a la oposición religiosa en Alemania. Los británicos, cuyo gobierno en ese entonces favorecía abiertamente a los nazis, se pusieron en acción para mejorar el clima internacional para los doctores nazis.

New York Times, 11 de diciembre de 1935: "Se impulsa en Gran Bretaña el programa 'Derecho a Morir'..."

Londres— Lord Moynihan [ex presidente del Real Colegio de Cirujanos, hecho barón por el rey Jorge V], presidió la primera reunión pública... de la Sociedad por la Eutanasia Voluntaria (legislación para una muerte fácil)... para introducir un proyecto de ley en el Parlamento con los siguientes lineamientos: '...Dos médicos deben certificar que el paciente está sufriendo de una enfermedad incurable y dolorosa'..."

El mismo día, el Washington Post informó: "Campaña para organizar 'Asesinatos Piadosos' en una manifestación en Londres... Vicarios de la Iglesia en sus hábitos, médicos famosos y abogados se dieron cita en el gran salón de la Asociación de Médicos de Gran Bretaña... y organizaron una cruzada para legalizar los "asesinatos piadosos"... [la] reunión en la Plaza de Tavistock [fue] resultado de las demandas que se hicieron inicialmente hace 62 años en Inglaterra... La declaración de la Sociedad por la Eutanasia... fue firmada por 14 importantes líderes religiosos, encabezados por el Dr. W. R. Inge, [defensor de los derechos de los animales conocido como el 'Decano Macabro' de St. Paul]... [Según el plan británico] El ministro de salud formularía los métodos para la muerte..."

El Washington Post dio a conocer el consentimiento real el 15 de diciembre, es decir, que el movimiento de eutanasia que comenzó una semana antes, "obtuvo el apoyo formal de Sir Humphrey Rolleston, médico regular del rey [Jorge V]".

En ese momento, la familia real británica, había colocado a su médico en jefe, Dr Thomas Jeeves Horder, a cargo de todo el programa médico nazi. Por mucho tiempo Lord Holder había sido el médico del príncipe de Gales (mas tarde Eduardo VIII) quien en 1934 presidió la Comisión Conjunta de Esterilización Voluntaria. Lord Holder fue presidente de la Sociedad Británica de Eugenesia desde 1935 hasta los años 50. La revista Time dice que también fue presidente de la Sociedad por la Eutanasia Voluntaria. En 1936, se informó que le habían hecho la eutanasia al rey Jorge V, y que Eduardo VIII, quien era abiertamente simpatizante de los nazis, fue coronado rey, y Horder fue nombrado como su médico. En lo venidero, el líder de la eugenesia Lord Horder, fue el médico de Jorge VI, y de la reina Elizabeth II desde 1952.

Durante el primer año de la reina, la rama estadounidense del movimiento de Eugenesia de Lord Horder, la Sociedad de Eugenesia Estadounidense, se mudó a su nueva sede en las oficinas del recién formado Consejo Poblacional, con quien se fusionó. El anglófilo David Rockefeller III y su abogado, el conocido simpatizante de los nazi John Foster Dulles, crearon el Consejo después de que hicieron un viaje por el mundo para estudiar como calcular el crecimiento de la población no blanca. Frederick Osborne, secretario de la Sociedad de Eugenesia, se convirtió en el fundador y presidente del Consejo Poblacional de Rockefeller, y fue también el secretario y tesorero de la Sociedad por la Eugenesia hasta los años de 1970.

El Centro Hastings para la muerte

Este Concejo Poblacional y de Eugenesia le otorgó una subvención en 1968 a Daniel Callahan para que se encargara de "examinar las cuestiones éticas del control poblacional".

Con esta subvención Callahan fundó el Centro Hasting en 1969, y simultáneamente se fue a trabajar con el Consejo Poblacional, al mismo tiempo que se convertía en consultor permanente para los proyectos de reducción de población de la familia Rockefeller.

Como presidente del Centro Hastings, Daniel Callahan era miembro de la junta de directores de la Sociedad de Eugenesia Estadounidense, desde 1987 hasta 1993. Entonces el presidente de la Sociedad de Eugenesia era Michael S. Teitelbaum, también consejero de Rockefeller y además funcionario de la Fundación Alfred P.Sloan (la cual ahora administra el financiamiento para la pandilla de "economistas conductistas" de Orszag).

El Centro Hastings presenta su plan de eugenesia y eutanasia como "bioética". Encabeza a los mentados bioeticistas el miembro del Centro Hastings Peter Singer, muy conocido por su defensa a la práctica de asesinar niños indeseables; Ezekiel Emanuel, también miembro del Centro Hastings, quien funge como el hombre pro eutanasia de Obama; y otros directores de la propaganda con la que amedrentan y molestan a los estadounidenses para que acepten la pesadilla que creían había terminado con la capitulación de Alemania en 1945.

La cuestión fue que los británicos, después de que habían creado a los nazis de Hitler, comenzaron, al final de la guerra, a cambiar el programa nazi hacia una nueva fase. El jefe de los patrocinadores financieros y políticos de Hitler, Montagu Norman (director del Banco de Inglaterra), creo para esta nueva fase, en 1944, la "Federación Mundial para la Salud Mental" a favor de la eugenesia, colocando como director de la misma al siquiatra John Rawlings Rees, quien encabezaba la unidad de guerra sicológica de Gran Bretaña, o sea, el Instituto Tavistock. La Fundación Norman-Rees hechó a andar una nueva generación de programas de eugenesia y programas fascistas de guerra sicológica.

Daniel Callahan exalta este legado asesino en un libro del Centro Hastings de 1988, "Etica biomédica: Un diálogo anglo-americano", que fue escrito conjuntamente entre Callahan y Gordon Reginald Dunstan. Dunstan fue por mucho tiempo presidente del Instituto Tavistock, y capellán personal de la reina Elizabeth II, la jefa heredera del movimiento mundial por la eutanasia y la eugenesia.