Chrysler se mete en algo de ingenieria financiera

21 de enero de 2009

20 de enero de 2009 (LPAC).— Chrysler y Fiat anunciaron hoy que llegaron a un "acuerdo de asociación no vinculante" por medio del cual la Fiat compra el 35% de las acciones de la automotriz norteamericana en quiebra. Bajo este acuerdo, la Fiat proveerá tecnología de diseño de motores y transmisiones, y una red internacional de distribución para los nuevos carros pequeños que va a fabricar la Chrysler y también pagará para reconvertir una planta existente de la Chrysler para producir Fiat para la venta en E.U.

Aunque la maniobra le ahorrará a la Chrysler ciertos costos por diseño, el motivo principal del acuerdo parece ser mejorar la posición de la compañía para recibir más dinero federal del rescate financiero. Chrysler, una compañía privada propiedad del gigantesco fondo compensatorio Cerberus, tiene todos sus activos comprometidos como colaterales con Cerberus y tres bancos —Citigroup, J.P. Morgan Chase y Goldman Sachs— por $12 mil millones de dólares en deuda pendiente, sobre lo cual las partes ya están registrándo pérdidas contables. Hasta ahora Chrysler ha recibido $4,000 millones de dólares del programa de rescate TARP del Tesoro, y están pendientes más fondos condicionados al desarrollo de un plan para fabricar y vender carros más pequeños y más eficientes en consumo de gasolina.

Se rumora (aquí estamos iniciando el rumor) que Chrysler va a llamar a su nuevo carro económico Tarp, y que el nombre clave del proyecto, en honor al concepto de "banco malo" que ahora de repente se puso de moda, será Proyecto Carro Malo. Por cada carro que usted compre, Chrysler recibirá mil millones de dólares de rescate en efectivo.