La violencia en Grecia apunta hacia una estrategia de tensión en toda Europa

9 de diciembre de 2008

8 de diciembre del 2008 (LPAC).— Grecia pareciera ser el tubo de ensayo de una resucitada "estrategia de tensión", recurriendo al caos y la violencia que haga imposible cualquier reforma económica y política de respeto. La violencia callejera se está difundiendo como un incendio forestal desde Atenas al resto del país, después de que la policía le disparara y matara a un estudiante de 15 años el 6 de diciembre, cuando un grupo de 30 alborotadores atacaron una patrulla de policía. El primer ministro griego intentó, sin lograrlo, tranquilizar la situación con la promesa de que "no habría indulgencias" para los policías que fueron indiciados de inmediato por sus actos. Hubo 34 heridos cuando manifestantes enmascarados, los "koukoulofori", se mantuvieron atacando sin descanso a la policía por sus acciones "arbitrarias", atacando tiendas y edificios pertenecientes a instituciones estatales.

El comportamiento es un eco de la ola de terror que azolara a Europa en el 2001, con los disturbios de Génova. Y está claro que las redes terroristas, dentro y fuera de Grecia, estaban listas para actuar en cuanto tuviesen un 'martir".

Ya desde el 3 de diciembre se había lanzado un explosivo contra la oficinas en Atenas de la Agencia France Press (AFP) por un grupo que se identificó como la "Célula de Conspiración del Fuego", que dijeron haber realizado "en solidaridad con nuestros camaradas franceses", una referencia clara a la "célula invisible" de Coupat, sospechosos de las operaciones de sabotaje del TGV.

La mañana del 7 de diciembre, con el eslogan "Contra un Estado que asesina, manifestémonos contra la dictadura del miedo", 5000 manifestantes se lanzaron desde el muy simbólico sitio de la Escuela Politécnica de Atenas, donde el régimen de coroneles griegos aplastara las revueltas estudiantiles de 1973.

Como señaló Lyndon LaRouche en su declaración sobre el terrorismo en Bombay, estos brotes de violencia ocurren en una situación muy inflamable, específicamente el desastre económico. Como hemos publicado anteriormente, el sistema de salud de Grecia está volando en pedazos por completo desde que el Gobierno dejara de financiar el fondo de seguro de salud del Estado. Durante el fin de semana, la policía lanzó a la calle sistemáticamente a enfermeras, doctores y personal de salud que trataba de ingresar al Ministerio de Salud en busca del pago vencido de sus salarios. Los observadores subrayan también que los disturbios se produjeron tres días antes de una huelga nacional planeada para el 10 de diciembre, en la que por primera vez todos los sindicados se comprometieron a integrar un frente común.