Desde 2003, el gobierno indio le entregó al Reino Unido los expedientes de los terroristas islámicos de Gran Bretaña

4 de diciembre de 2008

3 de diciembre de 2008 (LPAC).— El gobierno británico ha mantenido en el congelador una demanda del gobierno indio para que investigue a los terroristas de Lashkar e-Toiba (LeT) y redes fundamentalistas islámicas relacionadas, ¡desde 2003 por lo menos! En julio de 2006, cuando asistió a la reunión de los jefes de Estado del Grupo de los 8 en Moscú, el primer ministro de la India Manmohan Singh confrontó al primer ministro de Gran Bretaña Tony Blair sobre el albergue británico a los terroristas, justo después de los ataques sangrientos a los trenes en Bombay, en donde murieron 207 personas y hubo 600 heridos. En un artículo de EIR, "Detrás de los bombazos en Bombay: rastreando el papel británico" (4 de agosto de 2008), Ramtanu Maitra informaba:

"Según el Times de Londres, en una discusión entre el primer ministro Singh y el primer ministro británico Tony Blair, en la cumbre del G-8 en Rusia, después de los bombazos en Bombay, el dirigente indio le recordó a Blair sobre el expediente detallado que se les había entregado, tres años antes, en donde se identificaba que estaban viviendo en Gran Bretaña, 14 de los sospechosos de estar involucrados en los bombazos de Bombay. Se dice que Blair le aseguró a Singh que iban a investigar a los sospechosos.

"Otro periódico británico, el Birmingham Mail, informó que un taxista encarcelado, de origen paquistaní y ahora de las Midlands británicas, también estaba siendo interrogado en relación a los bombazos en Bombay. Actualmente este tipo está cumpliendo una sentencia de nueve años en prisión por recabar fondos y comprar armamento para el Lashkar e-Toiba".

"Es de conocimiento general que en Londres reside el origen de la mayor parte de las yijads islámicas a nivel internacional. Para aquellos que saben de la enorme cantidad de militantes islámicos que albergan las autoridades británicas, Londres es conocido como "Londonistan". Camille Tawil, un experto sobre terrorismo del periódico árabe Al-Hayat le dijo al New Statesman: "Los islámicos usan a Gran Bretaña como una base de propaganda, pero no le harían nada a un país que los alberga y les dá libertad de expresión". Lo que el señor Tawil no mencionó es que estos islámicos, quiza para mantener sus bases y prosperar, realizan actividades asesinas en contra de otras naciones cuando se les ordena que lo hagan".

"Por ejemplo, durante los 1980 más de 600 islámicos de Gran Bretaña se unieron a los muyajedines afganos, para combatir el otrora Ejército Soviético. La mayoría de ellos permanecieron ahí y se unieron al Talibán o al-Qaeda"

Maitra también destaca el papel del cabecilla del crimen organizado Dawood Ibrahim en el mismo artículo: "India también le ha urgido a Paquistán que entregue al autoexiliado capo de la mafia de Bombay, Dawood Ibrahim, quien se mueve entre Dubai y Karachi. Dawood, un rufián del bajo mundo, es un viejo agente del ala infiltrada por los británicos en los servicios de seguridad paquistaní (ISI). Mucho antes de huir a Dubai en los 1990, Dawood que trafica con opio, heroína y contrabandea bienes, ha venido construyendo una poderosa red clandestina en Bombay, Nepal, norte de Bihay, y posiblemente dentro de la comunidad musulmana en Bengala Occidental. Posteriormente, estas redes llevaron a cabo actos terroristas dentro de la India".