Narcotráfico, SA y Soros, se dan prisa para apoderarse de Argentina

14 de julio de 2009

14 de julio de 2009 (LPAC).- Narcotráfico, S.A. del imperio británico y su agente, entrenado por los nazis, George Soros, han escalado su ofensiva para agregar a Argentina a la lista de países que controlan.

No solo fue promovido al puesto de Oficial Mayor de la presidente Cristina Fernández de Kirchner el portavoz de Soros más vociferante a favor de la legalización de las drogas, Aníbal Fernández, sino que el multimillonario nacido en Colombia, Francisco De Narváez, bajo investigación por sus ligas con los carteles del narcotráfico, así como también por lavado de dinero sucio y otros delitos financieros, se las arregló para derrotar por escazo márgen al ex presidente Néstor Kirchner en la provincia de Buenos Aires en las elecciones del 28 de junio.

De Narváez y sus patrocinadores en la City de Londres han dejado en claro que ellos consideran el triunfo electoral solo como un paso más hacia la toma del gobierno de Buenos Aires (De Narváez anunció su campaña para gobernador solo horas después de su triunfo) y, si legalmente encuentran la manera, directo a la Presidencia.

Según la Constitución de Argentina, solo pueden ser candidatos a la Presidencia ciudadanos nacidos en el país. Pero, según el periódico colombiano El Tiempo del 8 de julio, propiedad de la familia oligarca Santos, De Narváez ha estado tratando durante dos años de encontrar la manera de sacarle la vuelta a la prohibición constitucional a su candidatura presidencial. El Tiempo, periódico que apoya la legalización de las drogas, se mostró extasiado ante la victoria de De Narváez, reportando que "dejó temblando al gobierno de Cristina".

Propietario de varios medios de comunicación y con sus ilimitados recursos financieros, De Narváez montó una gigantesca campaña publicitaria. Pero sus conexiones con el submundo de las drogas podrían ser su perdición. El juez federal argentino Federico Faggionato Márquez está investigando actualmente las ligas de De Narváez con el llamado "rey de la efedrina", Roberto Segovia, actualmente pagando condena por el tráfico de 8 toneladas de efedrina a México. De Narváez no ha podido explicar cómo o por qué Segovia recibía llamadas a un teléfono celular registrado a su nombre (De Narváez), o por qué él y Segovia tienen el mismo abogado.

Pero eso sería lo de menos. De Narváez está sentado sobre un enorme imperio financiero, que según más de un investigador, está compuesto de compañías fantasmas registradas bajo nombres de otros miembros de la familia, y que se localizan en paraísos financieros extraterritoriales. A pesar de que es miembro del Congreso, no ha presentado una declaración de propiedades y activos en los últimos dos años, como lo requiere la ley. El periódico Página 12 informó el 5 de julio que la Red de Aplicación de la Ley en Crímenes Financieros (FinCEN) del Tesoro de EU, está investigando a De Narváez por encubrimiento y por lavado de dinero derivado de actividades delictivas.