Fuerzas de seguridad de Paraguay atacan a las mafias del narcotráfico en el norte. Los aliados de Soros se vuelven locos

23 de enero de 2009

22 de enero de 2009 (LPAC).— Por órdenes del presidente Fernando Lugo, fuerzas combinadas de la Policia Nacional, Ejército y otras agencias de la ley de Paraguay están llevando a cabo una redada en los estados norteños de San Pedro y Concepción, obstaculizando severamente las operaciones del narcotráfico, normalmente extensas, a la vez que persiguen al obscuro "Ejército Popular del Pueblo" (EPP), ligado al narcotráfico. El 31 de diciembre, el EPP apareció de la nada para atacar un puesto militar en la región, dizque en defensa de los campesinos locales.

Los aliados del promotor del narcotráfico George Soros están histéricos, y acusan a Lugo de copiar los métodos represivos de Colombia, exitosamente usados en contra de los carteles de la droga y el narcoterrorismo. Los medios financiados por Soros gritan que se trata de "escuadrones de la muerte" de los militares que atacan a campesinos indefensos.

Lo que realmente los tienes furiosos es que el presidente Lugo haya ordenado a las fuerzas de seguridad llevar a cabo una operación de largo alcance, con el propósito de dejar establecida permanentemente la presencia del Estado en una región, cuyo asilamiento le ha permitido a las mafias del narcotráfico operar muy abiertamente. Las fuerzas del gobierno ya han incautado 1,000 kilos de marihuana, y los 19 puntos de revisión establecidos en estos estados del norte, le ha permitido identificar actividad e individuos sospechosos.

El periódico ABC informó el 18 de enero que la intervención del gobierno no pudo darse en peor momento para las mafias del narco. Está próxima la temporada de "carnaval" en Brasil durante el cual aumenta enormemente el tráfico de marihuana de Paraguay hacia ese país para satisfacer una mayor demanda. En general, solo la marihuana que Paraguay suministra a los mercados regionales —Brasil, Argentina, Chile y Uruguay— vale cerca de $3,600 millones de dólares, una cantidad que excede las exportaciones anuales legales de Paraguay. Los carteles no van a estar muy contentos si Lugo interfiere con sus negocios lucrativos.