El momento de la verdad: Actúa ahora para evitar que Obama vete la ley JASTA (Videoconferencia de LaRouchePAC del viernes, 23 de septiembre de 2016)

septiembre 23, 2016
Puede ver aquí la transmisión especial de la videoconferencia (en inglés) que se transmitió en vivo a las 4:00 PM hora del Este de Estados Unidos para darle al público la oportunidad de presionar al máximo al Congreso antes de que se vayan de fin de semana. Jeff Steinberg presenta una actualización detallada sobre el estado de la lucha por la ley JASTA (S.2040); también nos acompaña Elliot Greenspan, coordinador de LaRouche PAC en la Ciudad de Nueva York, para dar la perspectiva de los acontecimientos dramáticos que ocurren en este momento en la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Archivo de videoconferencias

                                                                                                                                                                                                                                                                                        


Obama vetó el JASTA en base a un rosario de mentiras

24 de septiembre de 2016 — El Presidente Obama envió el viernes por la tarde a última hora una carta al Senado de Estados Unidos donde anuncia su veto a la Ley Contra los Patrocinadores del Terrorismo (JASTA, por sus siglas en inglés). La carta está compuesta con mentiras sobre mentiras para promoverse a si mismo, de tal modo que la misma puede desatar una anulación unánime de su veto en ambas cámaras. El representante republicano de Carolina del Sur, Walter Jones, emitió una breve declaración de inmediato donde expresa su indignación por la actuación de Obama, y las familias del 11-S también emitieron una declaración inmediata para denunciar a Obama.

La denuncia de las familias señala lo siguiente:

"Estamos indignados y consternados ante el veto del Presidente a la ley JASTA y ante los motivos tan insostenibles como poco convincentes que ofrece como explicación. No importa que tanto alegue en contrario la maquinaria saudí de cabildeo y propaganda, la ley JASTA es un estatuto redactado de manera muy limitada que recurre a principios judiciales de larga data que han gozado del apoyo bipartidista por décadas. La ley disuadirá al terrorismo y hará responsable a las naciones que lo apoyen y lo financien.

"Nos sentimos profundamente agradecidos por al apoyo unánime bipartidista que tiene la ley JASTA en el Congreso, y esperamos que el Senado y la Cámara de Representantes cumplan sus compromisos para anular este veto rápidamente.

"Más adelante daremos mayores detalles, en próximos comunicados, sobre las muchas deficiencias que tiene la explicación que da el Presidente". Las Familias y Sobrevivientes del 11-S por la Justicia Contra el Terrorismo.

La carta que Obama envió al Senado es repugnante, empapada de falsa simpatía para las familias y sobrevivientes, al mismo tiempo que sale con las excusas más fraudulentas para defender a los saudíes para que no enfrenten los tribunales en Estados Unidos. Los siguientes son apartes de esa carta:

"Tengo profunda simpatía por las familias de las víctimas de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 (11-S), que han sufrido gravemente. Tengo también un profundo aprecio por el deseo de estas familias de buscar la justicia y estoy comprometido firmemente a ayudarlas en sus esfuerzos.

"En congruencia con este compromiso, durante los últimos ocho años he ordenado a mi gobierno que persiga a al-Qa'ida, el grupo terrorista que planificó los ataques del 11-S. Los esfuerzos heroicos de nuestras fuerzas armadas y de los expertos en el contraterrorismo han diezmado al liderato de al-Qa'ida y mataron a Osama bin Laden. Mi gobierno también apoyo firmemente y promulgue leyes que garantizan que quienes hayan respondido valientemente ese día terrible y otros sobrevivientes a los ataques, puedan recibir un tratamiento por cualquier herida resultante de esos ataques. Y mi gobierno también ordenó a la comunidad de inteligencia que realice una revisión desclasificada de la 'Parte Cuatro de la Investigación Conjunta del Congreso sobre las actividades de la Comunidad de Inteligencia antes y después de los ataques terroristas del 11 de septiembre', a fin de que las familias de las víctimas del 11-S y un público más amplio puedan entender mejor la información que recabaron los investigadores después de ese día sombrío de nuestra historia.

"No obstante estos esfuerzos significativos, reconozco que no hay nada que pueda borrar la aflicción que han soportado las familias del 11-S. Mi gobierno por tanto se mantiene resuelto en su compromiso para ayudar a estas familias en su búsqueda de la justicia y haremos todo lo que podamos para impedir otro ataque en Estados Unidos. Sin embargo, promulgar la ley JASTA ni protegería a los estadounidenses de los ataques terroristas ni mejoraría la eficacia de nuestra respuesta a tales ataques. Tal como está redactada, la ley JASTA permitiría que entidades privadas iniciaran litigios en contra de gobiernos extranjeros en los tribunales de Estados Unidos, con base a imputaciones de que las acciones en el exterior de tales gobiernos extranjeros los hace responsables de perjuicios relacionas al terrorismo en suelo estadounidense. Esta legislación permitiría el litigio en contra de países que no han sido designados por la rama ejecutiva como Estado patrocinador del terrorismo ni que hayan tomado acciones directas en Estados Unidos para llevar a cabo un ataque aquí. La ley JASTA sería perjudicial a los intereses nacionales de Estados Unidos de manera más amplia, motivo por lo cual la devuelvo sin mi aprobación.

"Primero, la ley JASTA amenaza con reducir la eficiencia de nuestra respuesta a indicios de que un gobierno extranjero haya dado pasos fuera de nuestras fronteras para ofrecer apoyo al terrorismo, quitando tales asuntos de las manos de los expertos en la seguridad nacional y de la política exterior y los coloca en las manos de litigantes privados y de los tribunales.

"Cualquier indicio de que un gobierno extranjero haya tomado parte en un ataque terrorista sobre suelo estadounidense es cuestión de profunda preocupación y merece una respuesta contundente y unificada del gobierno federal que considere la amplia gama de herramientas importantes y eficaces de que dispone. Unda de estas herramientas es la de designar al gobierno extranjero en cuestión como Estado patrocinador del terrorismo, lo cual conlleva una letanía de repercusiones, tales como despojar a ese gobierno extranjero de su inmunidad soberana ante los tribunales de Estados Unidos en ciertos casos relacionados con el terrorismo, y como sujetarla toda una gama de sanciones. Debido a estas graves consecuencias, la designación de Estado patrocinador del terrorismo solo se hace después de que los expertos en la seguridad nacional, de la política exterior y de inteligencia, hayan revisado cuidadosamente toda la información disponible para determinar si un país llena el criterio que el Congreso ha establecido. En contraste, la ley JASTA se desvía de las normas y prácticas de larga data bajo nuestra Ley de Inmunidades Extranjeras y amenaza con quitarle a todos los gobiernos extranjeros la inmunidad en los procesos judiciales en Estados Unidos basado únicamente en acusaciones de litigantes privados de que la conducta de un gobierno extranjero en el exterior haya tomado alguna parte o este ligado a un grupo o persona que haya llevado a cabo un ataque terrorista dentro de Estados Unidos. Esto invitaría a que se tomasen decisiones en consecuencia basadas en información incompleta y se corre el riesgo de que varios tribunales diferentes lleguen a conclusiones diferentes sobre la culpabilidad de gobiernos extranjeros particulares y de su papel en actividades terroristas dentro de Estados Unidos, lo cual no constituye una manera eficaz ni coordinada para que nosotros respondamos a indicios de que un gobierno extranjero haya estado detrás de un ataque terrorista".

En otras palabras, debido a que dos gobiernos sucesivos de Estados Unidos, el de Bush y el de Obama, encubrieron el papel de los saudíes en el peor ataque terrorista que haya ocurrido en suelo estadounidense y omitieron colocar a Arabia Saudita y a Gran Bretaña en la lista del Departamento de Estado sobre Estados patrocinadores del terrorismo, entonces ¡se les niega a las familias que acudan a los tribunales!

Obama llega a defender abiertamente las relaciones de Estados Unidos con Arabia Saudita, a pesar de la montaña de pruebas en contra de la familia real saudí, incluyendo entre ellas nada más que un informe del Congreso de Estados Unidos con 28 páginas de evidencias:

"Tercero, la ley JASTA amenaza con crear complicaciones en nuestras relaciones con nuestros socios más cercanos incluso. Si se promulgase la ley JASTA, los tribunales podrían considerar hasta acusaciones mínimas contra aliados o socios de Estados Unidos de complicidad en un ataque terrorista particular en Estados Unidos lo que sería suficiente para abrirle la puerta a litigios e investigaciones de gran alcance en contra de un país extranjero; por ejemplo, el país al que un individuo que después cometa un acto terrorista, haya viajado o se haya radicado. Un número de nuestros aliados y socios nos han contactado ya con inquietudes serias sobre la ley. Al exponer a estos aliados y socios a este tipo de litigio en los tribunales de Estados Unidos, la ley JASTA amenaza con limitar su cooperación en asuntos de seguridad nacional importantes, como las iniciativas contra el terrorismo, en un momento decisivo en que estamos tratando de crear coaliciones, no de crear divisiones".

Obama concluye mintiendo una vez más sobre sus esfuerzos a favor de las familias del 11-S y hablando otra vez sobre sus logros en la Guerra Global al Terrorismo:

"Los ataques del 11-S fueron los peores actos de terrorismo en suelo estadounidense, y recibieron una respuesta sin precedentes por parte del gobierno de Estados Unidos. Estados Unidos ha tomado medidas firmes y de gran alcance para hacer justicia a las víctimas de los ataques del 11-S y mantener seguros a los estadounidenses, desde proporcionar una compensación financiera a las víctimas y sus familias hasta realizar programas contraterroristas de alcance mundial para imputar cargos penales contra los individuos culpables. Yo he continuado y he ampliado estos esfuerzos, tanto para ayudar a las víctimas del terrorismo a hacer justicia por la pérdida y el sufrimiento de sus seres queridos y para proteger a Estados Unidos de ataques futuros. La ley JASTA, sin embargo, no contribuye a estas metas, no fortalece la seguridad de los estadounidenses de los ataques terroristas, y socava los intereses centrales de Estados Unidos. Por estos motivos, debo vetar este proyecto de ley".

El lenguaje de esta carta al Senado es tan repugnante que se puede utilizar en contra de Obama, tanto para asegurar una anulación abrumadora de su veto como para movilizar de inmediato su salida del cargo. ¡No pierdan la oportunidad!



¡Ya saquen a ese vagabundo!

24 de septiembre de 2016 — A última hora del viernes 23, el Presidente Obama envió el mensaje al Senado de Estados Unidos de que vetó la ley JASTA. Su elaborada retahíla de mentiras para explicar su medida solo pone de relieve una cosa: El Presidente de Estados Unidos ha cometido un acto de traición suprema contra los sobrevivientes y familiares del 11-S, en contra del pueblo de Estados Unidos, y en contra de la causa para erradicar el azote terrorista que asola al planeta en su conjunto. Esto no es nada menos que un caso de "delitos mayores y faltas graves" que señala el reglamento para iniciar de inmediato un procedimiento de juicio político. Los saudíes y sus socios británicos en las atrocidades del 11-S son enemigos de Estados Unidos, y el Presidente Obama, con sus actos, ha dejado en claro que es más leal a estos enemigos de Estados Unidos que a los ciudadanos de Estados Unidos y a su Constitución, a la cual el juró lealtad.

Esto exige una acción inmediata. Primero, el Senado de Estados Unidos y luego la Cámara de Representantes debe votar de inmediato para anular el veto de Obama con una mayoría abrumadora. Y segundo, la Cámara de Representantes debe proceder de inmediato a iniciar el juicio político contra el Presidente, algo que ya se ha demorado demasiado.

Este es el mensaje que se debe transmitir, con toda claridad, durante el fin de semana, para que cuando el Senado regrese el lunes por la mañana, no haya un solo miembro que se atreva a ponerse del lado del Presidente. Los delitos por los cuales fue juzgado Richard Nixon son ínfimos, comparado con esta sola medida adoptada por el Presidente Obama el 23 de septiembre de 2016.



Revista Newsweek: miles más han muerto o enfrentan muerte prematura pronto por su heroicidad tras los ataques del 11-S

24 de septiembre de 2016 — En el 15avo aniversario de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, la revista Newsweek publicó un extenso informe sobre las decenas de miles de neoyorquinos y rescatistas que sufren una condición médica severa como resultado de sus actos de heroísmo luego de los ataques del 11-S. El reportaje de Newsweek tiene un título muy gráfico: "La segunda ola del 11-S: aparece un cáncer y otras enfermedades vinculadas a los ataques del 2001". El artículo está dedicado principalmente a los casos conmovedores de los rescatistas que ya han muerto o que actualmente sufren serias enfermedades como resultado de sus actos de valor, pero las estadísticas que ofrece el artículo son desgarradoras y revelan la medida en que todavía siguen las consecuencias de los ataques del 11-S, cobrando vidas.

"Médicos que colaboran con el Programa de Salud del World Trade Center, que creó el gobierno federal luego de los ataques, han encontrado unos 70 tipos de cáncer relacionados con el caso. Mucha gente ha sido víctima de cánceres que los médicos dicen que son raros, agresivos y particularmente difíciles de tratar", dice el artículo. Inmediatamente después del ataque del 11-S sobre el World Trade Center (WTC) murieron más de 411 trabajadores rescatistas, y ese número ha llegado a 1064 para julio de 2016, según la información que obtuvo Newsweek de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA, por sus siglas en inglés) y del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) ambas entidades del gobierno de EU. El relato es impresionante: "Se estima que unas 400,000 personas estarían afectadas por enfermedades, tales como el cáncer, y enfermedades mentales ligadas al 11 de septiembre. Esa cifra incluye a quienes vivían y trabajaban dentro del área de una milla y media del epicentro en Manhattan y en Brooklyn, y la gran mayoría de ellos todavía no saben que corren un riesgo. El director del Registro de Salud del WTC, Mark Farfel, que hace seguimiento médico a más de 71,000 rescatistas y sobrevivientes, dice que 'muchas personas no relacionan los síntomas que padecen hoy con el 11 de septiembre' ".

El doctor Michael Crane, director de la clínica Monte Sinaí, que tiene en tratamiento a 22,000 rescatistas desde el 11-S, le dijo a Newswekk que de los 75,000 personas registradas en el Programa de Salud del WTC, 5441 han sido diagnosticadas con cánceres por el 11-S.

"Hoy, 15 años después de los ataques, los médicos empiezan a entender por qué la gente se está muriendo todavía. Cuando cayeron las torres, la explosión soltó una enorme cantidad de carcinógenos, lo que convirtió a la parte baja de Manhattan en un sumidero de cáncer y otras enfermedades mortales", señala el artículo de Newsweek. Un informe del Consejo de Defensa de los Recursos Nacionales, que se publicó poco después de los ataques del 11-S, estimaba que tan solo la Torre Norte había liberado 400 toneladas de asbestos a la atmosfera, junto con plomo, mercurio, compuestos orgánicos volátiles y venenos mortales. Entre los bomberos de la Ciudad de Nueva York, la tasa de cáncer después del 11-S aumentó de 19 a 30 por ciento sobre las tasas de antes de esa fecha.

Sin embargo, la Agencia de Protección Ambiental de EU (EPA, por sus siglas en inglés), publicó un informe una semana después del 11-S, y declaró que el aire dentro de la zona de 16 acres en torno al epicentro se podía respirar con toda seguridad. Pero en 2004 un informe del Inspector General de la EPA señaló que no había ningún fundamento para que la administradora de la EPA, Christine Todd Whitman, hiciera tal declaración. Ese informe del inspector general señalaba que: "El Consejo de Calidad Ambiental de la Casa Blanca influyó, durante el proceso de colaboración, la información que comunicó la EPA al público en sus primero comunicados cuando convenció a la EPA de agregar una declaración de seguridad y dejar fuera las notas de precaución".

Hasta la fecha, han muerto unas 1140 personas que vivían y trabajaban en la vecindad inmediata del epicentro de los ataques, por enfermedades originadas por los ataques, y la cifra está incompleta. Un número desconocido de rescatistas y de personas que estuvieron en la zona inmediata del epicentro padecen de enfermedades mentales similares al Síndrome del Trastorno por Estrés Postraumático (PTSD, pos sus siglas en inglés) que sufren los veteranos que regresan de las guerras de Iraq y de Afganistán.