El vicepresidente del GICC rompe el conseno sobre el calentamiento global

21 de abril de 2007

<body><div id="article"><h1>El vicepresidente del GICC rompe el conseno sobre el calentamiento global.</h1><p>19 de abril, (EIRNS).— El tan vanagloriado consenso sobre el calentamiento global se hizo añicos como el hielo ayer, cuando el vicepresidente ruso del Grupo Intergubernamental sobre Cambio Climático (GICC) publicó un artículo firmado en la agencia de noticias RIA Novosti cuestionando el "pánico sobre el calentamiento global".</p><p>"Yo creo que el pánico sobre el calentamiento global es totalmente injustificado. El clima no está seriamente amenazado" escribió el profesor de la Academia de Ciencias de Rusia, Yuri Izrael en un comentario publicado por RIA Novosti el 18 de abril. El profesor Izrael es el director del Instituto sobre Cambio Climático y Ecología en Rusia, y uno de los tres vicepresidentes del GICC, el cuerpo internacional cuyos informes alegan que un calentamiento global producido por los seres humanos es una certeza científica".</p><p>"No es necesario dramatizar el impacto antropogénico, porque el clima siempre ha estado sujeto a cambios bajo la influencia de la naturaleza, incluso cuando la humanidad no existía" escribe Izrael. No descarta que haya cambios en el clima pero escribe que "estamos más amenazados por un enfriamiento que por un calentamiento global".</p><p>Si se volviera necesario hacerle frente a un calentamiento, argumenta Izrael, el controlar el uso humano del CO2 no es una manera efectiva. "Más bien, lo que tiene sentido es disminuir las radiaciones solares en 0.3%-0.5%". Esto se puede hacer de la manera más eficiente usando aerosoles en la estratosfera, y los científicos rusos están estudiando ahora cómo hacerlo, dice Izrael.</p><p>El reducir las emisiones de CO2 tomaría mucho tiempo y sería extremadamente costoso —cerca de unos $18 billones este siglo. "El método del impacto del aerosol en la estratosfera es mucho más barato, cientos de veces más rápido y, si fuera necesario, se puede parar rápidamente" argumenta Izrael.</p><p>"Por allá por 1974 el científico ruso Mikhail Budyko arribó a la idea que pudiera resolver el problema del calentamiento global en varios años" escribe Izrael. En el 2005 Izrael propuso un artículo con propuestas concretas siguiendo estas pautas. El ganador del Premio Nobel Paul Crutzen ignoró su artículo pero hizo la misma propuesta un año después, escribe Izrael.</p><p>La idea es cambiar la "constante metereológica solar" introduciendo en la estratosfera baja (a una altitud de 12-16 kmts.) aerosoles de ácido sulfúrico finamente dispersos, por ejemplo. Esto disminuiría la radiación solar sobre la superficie de la tierra y reduciría la temperatura en la troposfera en el número de grados requerido. Este es un instrumento de cambio climático. "Se continúa sin que esto quiera decir que el método debería ser aprobado por la comunidad internacional. Por ahora, los científicos rusos están trabajando en casa —haciendo los cálculos detallados para posteriores pruebas" concluye el profesor Izrael.</p></div></body>