¿ERES UN CIUDADANO O UN ESCLAVO DE LA DEUDA? Wall Street está en bancarrota, no Grecia

20 de febrero de 2015
¿ERES UN CIUDADANO O UN ESCLAVO DE LA DEUDA?

Wall Street está en bancarrota, no Grecia

Versión para imprimir (formato HTML)

El Comité de Acción Política LaRouche, que dirige el estadista estadounidense Lyndon LaRouche, el economista más prominente en el mundo en la tradición del gran fundador del Sistema Americano de Economía Física, Alexander Hamilton, dice que Grecia está bien, y que Wall Street está mal. Wall Street está en bancarrota, no Grecia; es Wall Street, no Grecia, quien tiene responsabilidad penal; Wall Street, y no el pueblo griego, debe sufrir las consecuencias.

El retorno inmediato a la Ley Glass-Steagall en Estados Unidos, y una "Glass-Steagall internacional" por la que ahora abogan patriotas en muchas naciones para sus países, puede ser el único modo de evitar que los delincuentes de Wall Street y de la City de Londres hundan al mundo en una guerra, que podría llegar a ser una guerra termonuclear. Después de todo, fue el banquero alemán, Hjalmar Schacht, trabajando con Montague Norman del Banco de Inglaterra, y Prescott Bush de Wall Street, que llevaron a Adolfo Hitler al poder. El resulta de eso fue la Segunda Guerra Mundial. El respaldo demente de Estados Unidos al actual régimen nazi de Ucrania, dirigidos por el "monstruo de las galletas" de Dick Cheney y Barack Obama, a saber, Victoria Nuland del Departamento de Estado, es en sí mismo suficiente para detonar una Tercera Guerra Mundial.

Se "deben" cerca de 2,000 billones de dólares —esto es dos mil millones de millones de dólares— según los métodos de contabilidad de Wall Street. Físicamente, es imposible pagar esa deuda. ¿Incurrió la población de Estados Unidos en esa deuda? ¿O Grecia? ¿O Argentina? ¡No! Los pueblos de esos países no tuvieron que ver casi nada con esa deuda.

Los neoyorquinos siempre reconocen un chanchullo cuando lo ven. Así que ¿cómo funcionó este chanchullo? Al igual que Grecia, a los estadounidenses los han engatusado con el aumento fraudulento de la deuda nacional, mediante políticas tales como la Emisión Cuantitativa (EC), para rescatar a los banqueros apostadores, incluyendo a banqueros europeos. El "rescate financiero" de septiembre del 2008 que aprobó el Congreso de manera expedita, incluyendo al entonces senador Barack Obama, fue a parar principalmente a bancos europeos, y no a "!salvar la casa de abuelita!"

Fuiste estafado, timado, engatusado; y todavía hoy muchos estadounidenses dicen, "En Wall Street son amigos". Pero en Grecia saben que no es así, y tú deberías saberlo también. Las apuestas criminales con derivados y en "paraísos fiscales" que han hecho los bancos, se los han cargado ahora a tus espaldas y a la de gente como tú en todo el mundo. !No las pagues, porque tú no las debes!

Ese es solo el primer paso.

Seguidamente, retornemos a la Constitución de Estados Unidos —la Constitución de Alexander Hamilton— y, utilizando las facultades soberanas de Estados Unidos, emitimos crédito para la verdadera producción física y para hacer mejoras en la economía real. La deuda de juego, y los banqueros que la emitieron, son basura. Rusia, China y todos los que quieren ver a Estados Unidos retornar a lo que solía hacer mejor, a saber, la producción real de manufacturas, verdadera comida, y salud verdadera, recibirán este paso con agrado.

Al mismo tiempo, debemos unirnos a la nueva alianza, la de las naciones del BRICS, integrada por Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica, y otros.

Proyectos conjuntos con estas naciones, comenzando con las más avanzadas tecnologías espaciales de Estados Unidos, Rusia, China e India, definen la "plataforma para la paz". ¿Por qué?

Como lo demostró el Presidente John F. Kennedy, los programas espaciales aportan el contexto más eficiente en tiempos de paz para un programa de emergencia en el que hay avances rápidos en muchos campos, tales como la tecnología de ingeniería aplicada. Durante los últimos veinticinco años, Lyndon LaRouche ha desarrollado el concepto de un "Puente Terrestre Mundial" integrado por corredores de desarrollo definidos por proyectos ferroviarios, hidráulicos y de energía a nivel mundial. Esta perspectiva ha sido adoptada en términos generales por las naciones del BRICS, y esa política hamiltoniana nacida en Estados Unidos se debe adoptar ahora también en Estados Unidos.

Finalmente, debemos reafirmar la diferencia entre los seres humanos y los animales, que es la capacidad para forjar el futuro deliberadamente, cambiando nuestro comportamiento condenado al desastre. Las prácticas bancarias depredadoras no son humanas. Meter a la cárcel a los banqueros depredadores es la vía más rápida de impactar la realización de la distinción entre la gente y los animales claramente en la conciencia de los estadounidenses.

La Ley Glass-Steagall de 1933 del Presidente Franklin Delano Roosevelt separaba a los especuladores delincuentes de los ahorros y de la actividad económica legítima de los ciudadanos honestos, y esa fue la ley de Estados Unidos hasta 1999. Esa ley hubiese puesto en la cárcel casi a todos los que trabajan en los altos niveles de Wall Street. ¡Por eso es que la derogaron!

En su discurso inaugural del 4 de marzo de 1933, el Presidente Roosevelt dijo:

"Las prácticas de los inescrupulosos mercaderes del dinero han sido acusadas en el tribunal de la opinión pública, rechazadas por los corazones y las mentes de los hombres... Los mercaderes del dinero han huido de sus altos asientos en el templo de nuestra civilización. Ahora podemos restaurar ese templo para las antiguas verdades. La medida de la restauración reside en la medida en que apliquemos valores sociales más nobles que la mera ganancia monetaria".

Así pensaba Alexander Hamilton. Así piensan los hombres y mujeres libres. Así piensan ahora los griegos. ¿Así piensas tú, o crees que solo eres una bestia de carga de la deuda? ¿Eres un ciudadano estadounidense o un súbdito de la City de Londres y Wall Street?

"Llega el momento en que todo hombre y nación tiene que decidir..."

Si la raza humana sobrevive, ahora, o si se hunde en una guerra termonuclear provocada por banqueros criminalmente dementes, se podría determinar si tú eliges ser un ciudadano, o un esclavo de la deuda.

Invoquemos las disposiciones de la ley RICO (siglas en inglés de la Ley sobre organizaciones corruptas y mafiosas: Racketeer Influenced and Corrupt Organizations Act) en contra de los delincuentes de Wall Street. ¡Restablezcamos la ley Glass-Steagall! ¡Aplastemos a Wall Street, no a Grecia!

LEE LAS "CUATRO LEYES NUEVAS PARA SALVAR A ESTADOS UNIDOS YA" DE LAROUCHE

http://www.spanish.larouchepac.com/node/21665

DILE A TU CONGRESISTA HOY:

"WALL STREET A LA BANCARROTA, RESTAUREMOS LA GLASS-STEAGALL"

Central telefónica del Capitolio: 202-224-3121 H.R. 381

Para conocer más visite:

http://spanish.larouchepac.com/glass-steagall (español)

http://www.larouchepac.com/glass-steagall (inglés)