La mitad de la humanidad lanza un nuevo orden económico mundial

3 de agosto de 2014

Versión para imprimir (formato HTML)

El siguiente es el texto de una declaración con este título que el movimiento de LaRouche en Iberoamérica está circulando ampliamente en el continente; una declaración similar está circulando en España el Movimiento LaRouche España. 

Hay malas noticias, pero para los pesimistas acostumbrados a insistir en que no se puede hacer nada para cambiar la situación. Ahora existe una nueva alternativa al sistema de la especulación bancaria y la austeridad del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, y pese a lo que piensen algunos, ¡las cosas sí que pueden cambiar! Un nuevo sistema ha comenzado a organizarse en el mundo tras la VI Cumbre de los BRICS el 15 de julio en Fortaleza, Brasil, totalmente contrario a las políticas actuales provenientes de la City de Londres, Wall Street y sus adláteres en todo el continente.

Los históricos acuerdos adoptados en la VI Cumbre de los BRICS por los líderes de las naciones de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, acompañados al día siguiente por los Jefes de Estado de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y de los representantes de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), que en conjunto representan un 48% de la humanidad y a un tercio de la superficie terrestre del planeta, pusieron en marcha toda una serie de proyectos, como fue la creación de un Nuevo Banco de Desarrollo (NBD) y un Acuerdo de Reserva de Contingencias (CRA) que tienen como premisa fundamental un rechazo y oposición al viejo sistema impuesto en el mundo por el imperio británico (FMI, Banco Mundial, Unión Europea, TPP, etc.), y la sustitución de éste por un nuevo sistema de organización económica internacional basado en principios fundamentales como son, el desarrollo productivo de la economía real, el bienestar general y la soberanía nacional.

También recalcaron una explícita promoción del bien común entre las naciones, uno de los principios base expresados en el Tratado de Westfalia de 1648. "La historia nos dice que la ley de la jungla no es el camino de la coexistencia humana", declaró el Presidente de China, Xi Jin Ping, el 16 de julio. "Todas las naciones deberían de obedecer el principio de igualdad, confianza mutua, aprendizaje recíproco, cooperación y búsqueda de beneficios comunes... para la construcción de un mundo en armonía, paz sostenida y prosperidad mutua". O como lo manifestó la Presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, "Hay un mundo nuevo, hay actores nuevos que no quieren pisarte la cabeza, quieren cooperar con vos para ver si juntos podemos arrastrar este inmenso carro que hoy es el mundo".

El banco del BRICS, al igual que su orientación económica en general, quedó abierto a todas las naciones del mundo. Por lo tanto, el mundo entero se encuentra ahora ante dos caminos muy diferentes, dos alternativas irreconciliables.

* El viejo sistema se basa en las falsas ganancias de la especulación financiera, como lo muestra la burbuja internacional de derivados financieros de casi dos mil billones de dólares creciendo al 20% anual. En contraposición, el nuevo sistema pone en marcha un sistema de alta productividad, de desarrollo de infraestructuras, de industria; en definitiva, busca un crecimiento económico real para todas las naciones del mundo, sin exclusiones.

* El viejo sistema impone brutales medidas de austeridad para apuntalar la burbuja especulativa, recortes, rescates externos e internos y sume al mundo cada vez más en la depresión económica y la pobreza. El nuevo sistema ataca directamente las causas de la pobreza, emitiendo crédito hacia actividades productivas y de desarrollo.

* El viejo sistema aborrece la soberanía nacional y amenaza con cambios de régimen (revoluciones de color), guerra económica o también militar a cualquier país soberano que no juega bajo sus condiciones. El nuevo sistema por su parte alienta y protege la soberanía nacional, como muestra el caso de Argentina en su lucha contra los fondos buitre o el abrumador apoyo que recibió en la cumbre por parte de todos los países presentes.

* El viejo sistema impone al mundo un paradigma desolador verde, de crecimiento cero, retraso tecnológico, odio irracional a la energía nuclear y despoblación maltusiana. El nuevo sistema avanza en el desarrollo de la energía nuclear y la independencia energética como camino indispensable para el bienestar futuro y el progreso de la humanidad. De las 72 plantas nucleares en construcción en el mundo en la actualidad, dos tercios están en países del BRICS. Como expresó la Presidenta de Brasil, Dilma Rousseff: "Nuestros países están entre los más grandes del mundo, y no pueden contentarse, en medio del siglo 21, con ningún tipo de dependencia. Acontecimientos recientes demuestran que es esencial que busquemos por nosotros mismos nuestra autonomía científica y tecnológica".

* Sobre todo, el viejo sistema abandona la idea del futuro, desecha a la juventud que ya no encuentra que sus países les necesitan. Desempleo, precariedad laboral o salida del país en busca de mejores condiciones, cada vez más son las únicas opciones de los jóvenes en los países sometidos al viejo sistema. El nuevo sistema tiene una visión muy diferente, expresada en palabras del Presidente de India, Narendra Modi: "India tiene una alta proporción de gente joven, con el 65 % de su población por debajo de los 35 años. Ésta es nuestra gran fuerza y se puede emplear para llevar a acabo proyectos conjuntos para el bien de nuestras naciones, para el bien de la humanidad y el desarrollo global en general... por primera vez, se juntan un grupo de naciones sobre la base de un potencial futuro". O como expresó el presidente ruso Vladimir Putin: "Los BRICS son países jóvenes, y el futuro pertenece a los jóvenes".

El connotado economista norteamericano Lyndon LaRouche señaló que "los BRICS y sus aliados están construyendo un sistema mundial basado en valor real, no en el falso valor del papel moneda. Están decidiendo aquello que es y representa valor real, y lo están imponiendo". El valor real, explica LaRouche, proviene y se mide por el desarrollo de los poderes productivos del trabajo. Éste es el contenido central de las Cuatro Leyes propuestas por LaRouche (ver espanol.larouchepac.com/node/21665 ).

Con la introducción de nuevas tecnologías creadas sobre la base de nuevos descubrimientos científicos, y la instrumentación de éstas en los diferentes procesos productivos dentro de la economía física, la humanidad logra aumentar la densidad del flujo energético del sistema en general y es capaz de producir un inmenso incremento en los poderes productivos del trabajo de la población y la economía en su conjunto. Ninguna otra especie que conozcamos tiene este poder. Únicamente el aumento en la densidad de flujo energético y en los poderes productivos del trabajo derivados del poder del ser humano para la creatividad y el progreso científico y tecnológico, pueden representar una verdadera métrica de valor en un concepto de economía humana saludable. Implícitamente este es el principio y la visión adoptada por el nuevo sistema de los BRICS.

Ahora la pregunta es: ¿Qué va a hacer la otra parte de la humanidad? ¿Seguimos aceptando las políticas de depresión económica y guerra permanente (como vemos en Iraq, Ucrania, Gaza, etc.) que apuntan al inminente peligro de una guerra termonuclear a escala mundial? o ¿Es el momento de unirse a este nuevo sistema y esta nueva visión de la humanidad, y de quebrar al viejo y decadente sistema?

La mitad de la humanidad coincide en que "No hay límites al crecimiento. Sí hay límites al poder del tirano". ¿A qué esperas para unirte a este cambio y luchar por el futuro?

Plan de acción:

1.. Instrumentar de inmediato la Ley Glass Steagall y con ello quebrar al imperio y su sistema canceroso en conjunto. Quebrar el sistema financiero significa cancelar igualmente el peligro de guerra mundial, por ser la bancarrota de aquél el motor de ésta. Esta es la ley a la que hizo referencia la Presidenta Fernández de Kirchner en un discurso que dio el 25 de julio en el Chaco. Este es el mecanismo para acabar con los fondos buitre y se tiene que reinstituir en Estados Unidos y en el resto del mundo también. (Ver espanol.larouchepac.com/node/20132)

2.. Recuperar la soberanía nacional, salir del sistema del FMI y comenzar mediante la creación un banco nacional un sistema de crédito hamiltoniano de alta productividad.

3.. Participar en construir el Puente terrestre euroasiático, a lo cual el Gobierno Chino a invitado a todos a participar, bajo el nombre de la Nueva Ruta de la Seda. Esto significa para Iberoamérica la integración física de todo el continente para hacer realidad la integración efectiva. Para empezar, China ha propuesta la construcción del ferrocarril intercontinental entre Brasil y Perú, así como otro canal interoceánico en Nicaragua.

4.. Acabar con la ineficiencia y escasez energética mediante un programa nacional, en cooperación con otros países, dirigido hacia la creación de fusión termonuclear, comenzando asimismo toda una serie de proyectos de alta tecnología sobre la base del aumento de la densidad de flujo energético y el incremento de los poderes productivos del trabajo.

Para mayor información, comuníquese a
email: [email protected]