LaRouche: La política de los británicos llegó a su punto de implosión

28 de marzo de 2014

28 de marzo de 2014 — Durante una reunión con sus asociados el pasado martes 25, Lyndon LaRouche caracterizó la situación estratégica actual haciendo hincapié en que el origen de todas las supuestas crisis locales es el hecho de que "el imperio británico mantiene sus garras sobre la mayor parte del planeta". De hecho, subrayó, "no hay nada independiente del imperio británico, desde el Atlántico hasta Rusia".

Ahora bien, como el imperio romano, "el imperio británico ha llegado a un punto en el que la intención es colapsarse: Esto es lo que se llama 'rescate interno' (bail-in). El rescate interno era parte de este particular proceso, de colapsarse, y era el plan de la reina, el plan de la perra esta, la vieja perra sucia, la segunda reina Elizabeth, la reina imperial Elizabeth, la vieja perra, y así es como le debemos de llamar, en general".

"Así que la cuestión es que, la intención del imperio británico ha sido en este período, colapsar a la población mundial, reducir a la población mundial, como dice la reina, a menos de mil millones de personas, de los 7 mil millones actuales. Así que el plan es, el plan imperial británico, tiene como modelo precisamente al de Zeus, el del drama de Zeus vs. Prometeo. ¡Esa es la realidad! El imperio romano fue precisamente esa realidad. El imperio británico es lo mismo, exactamente la misma realidad. Y a lo que nos enfrentamos es a un sistema imperial.

"El motivo por el cual tenemos tal problema aquí en Estados Unidos, es porque Estados Unidos era la mayor amenaza al imperio británico que haya existido en ese momento y al imperio antes. La existencia del sistema de Estados Unidos se convirtió en la alternativa, en el primer intento en el siglo 16 y luego en el siglo 17, y luego en el 18. Y esa es la historia... "

"Y ahora hemos llegado al momento de tira y afloja y todo lo demás, de este proceso histórico, que ha llegado a un punto crítico, un punto de implosión, y el punto de implosión lo señala la política británica. La propia política imperial británica, es una política de implosión, una política de implosión poblacional; una política de implosión cultural, que no tiene fondo alguno".

"Su idea era, el principio, es dejar que las cosas se derrumben, en tanto que nosotros comamos y los demás no. ¡Esa es la cosa! Ese es el motivo, ese es el drama". El imperio quiere implosionar al sistema en sus propios términos, de manera que pueda amañar las reglas del juego después del colapso".

¿Cómo se puede detener esto? LaRouche puso de relieve nuevamente la urgencia de aprobar la ley Glass-Steagall, como el medio para aplastar al sistema de Wall Street con base a las disposiciones constitucionales de Estados Unidos, y establecer las bases para un programa de recuperación real de inmediato.