Director del FMI por Rusia: la próxima crisis nos va a tomar desprevenidos

13 de noviembre de 2015

13 de noviembre de 2015 — En un acto que se llevó a cabo en la embajada rusa en Washington, DC, titulado “BRICS 2.0 y la metamorfosis de la globalización”, patrocinado por Russia Direct, una revista mensual con noticias sobre Rusia, se reunieron varios intelectuales a favor del BRICS para contrarrestar la última calumnia de que el BRICS está a punto de deshacerse. Si bien mucho de lo que dijeron fue de interés, la mayor parte de las presentaciones se centraron en temas particulares de la agenda del BRICS sin realmente llegar al núcleo del problema.

Sin embargo, lo más interesante fue la presentación de Aleksei Mozhin, el Director Ejecutivo del FMI por Rusia. Destacó que la configuración del BRICS se produjo después de la cumbre del G-20 en Pittsburgh en el 2009. “No es un accidente que se haya producido en medio de la crisis financiera global” que se caracterizó como “una pérdida de confianza en las instituciones financieras y en el consejo de los ‘expertos financieros’ ”. Dijo que el sistema actual data de agosto de 1971, con la decisión de Nixon de salirse del patrón oro, lo cual terminó con los tipos de cambio fijos y llevó a la flotación de los tipos de cambio. “Nadie está contento con el sistema internacional” dijo Mozhin. “La distribución del poder de voto en el FMI es totalmente absurda”, añadió.

En la sesión de preguntas y respuestas, la primera pregunta provino de Bill Jones de la EIR. Refiriéndose positivamente a lo que Mozhin había dicho, Jones agregó, “esa crisis todavía sigue y se va a poner peor. Uno de los bancos demasiado grandes para quebrar actuales puede desencadenar una crisis sistémica sin paralelo. La deuda total, incluyendo los derivados y otros instrumentos exóticos, se calcula en unos $2 mil billones. Esto no se va a poder pagar nunca no importa qué tanta austeridad se imponga a la población del mundo. La creación del BRICS y del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (BIIA), así como también la Franja Económica Ruta de la Seda, representan una nueva trayectoria, que se aparta de la locura de un sistema financiero especulativo en quiebra, y apunta hacia un sistema basado en el crédito para la infraestructura. Aunque Europa y Estados Unidos todavía sienten que ellos son accionistas de este sistema fallido, la realidad del desplome económico los va forzar a revisar su juicio. Y cualquiera que vea el desplome total de la infraestructura en los Estados Unidos va a entender el cambio de parecer. Esta trayectoria, del BRICS, el BIIA y la Ruta de la Seda, es la única trayectoria posible para la humanidad actualmente porque continuar por el otro viejo camino va a llevar a una devastación total”.

Casi todos los presentes estaban asintiendo cuando Jones hablaba.

Mozhin respondió: “Yo estoy de acuerdo con todo lo que usted dijo. Hay un enorme problema de una deuda. Japón está en el primer lugar de la lista. Y esto incluye tanto deuda pública como privada. Es una situación muy frágil, y no vamos a estar preparados ante la próxima crisis financiera. El intento por mantener en cero las tasas de interés significará que no vamos a tener las herramientas que tuvimos la crisis pasada, y esto ha creado muchas distorsiones. El 96% del aumento en el ingreso se ha ido a un 1% de la población. Y existe un nivel muy elevado de endeudamiento público”.

En el convivio que hubo después del evento, el representante de la EIR encontró mucha receptividad y coincidencia.