Científicos argentinos se movilizan en defensa de los grandes logros científicos del país

14 de noviembre de 2015

14 de noviembre de 2015 – Las líneas de la batalla están muy claramente definidas en la elección de segunda vuelta en Argentina este próximo domingo 22 de noviembre: se trata de si la nación continuará avanzando con el programa de desarrollo científico y económico del gobernante Frente para la Victoria, cuyo candidato es el gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli; o si el país regresará al pasado a imponer la destructiva política neoliberal que proclama el candidato de Londres y Wall Street, Mauricio Macri, de la coalición Cambiemos.

La comunidad científica de Argentina se ha movilizado ya para advertir que si gana Macri, los logros impresionantes de los últimos 12 años bajo las presidencias de Néstor Kirchner, y de su sucesora y viuda, Cristina Fernández de Kirchner, es probable que sean desmantelados. El Consejo Nacional de Investigaciones Científica y Técnicas (CONICET), la principal institución científica del país sostenida por el Estado, advirtió en una declaración que el apoyo financiero del gobierno para la educación científica y la investigación, que ha aumentado considerablemente desde el 2003, "será imposible de sostener en el marco de un modelo económico excluyente de libre mercado y endeudamiento externo", dado que "muchos de los destructores y privatizadores de la educación y la ciencia en nuestro país están hoy en las primeras filas del equipo de Cambiemos". En estas elecciones, subraya CONICET, "para construir un futuro mejor, el primer paso es no volver atrás, y Mauricio Macri es el pasado".

Los científicos saben que el enfoque de Macri hacia la ciencia es el mismo que tenía el ex ministro de Economía controlado por Londres, Domingo Cavallo, quien le dijo en 1999 a los científicos que se fueran a "lavar platos" si querían trabajo, ya que el país no los necesita. En un ataque muy directo a Macri y haciendo referencia a esa anécdota de Cavallo, el Consejo Directivo de la facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires (UBA), organizó el viernes 13 de noviembre un día de acción en defensa de la política científica del gobierno, empezando con un simbólico lavado de platos bajo la consigna: "Porque elegimos ciencia no nos da lo mismo".

En su declaración, los científicos de la UBA subrayan que fue "una fuerte inversión del Estado con el fin de generar capacidades y formación de recursos humanos calificados" lo que creó "un Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología para que se convierta en un actor relevante en la transformación y desarrollo de la Argentina". Comparen esto, dice la declaración, con el señalamiento de Macri, quien se quejó de que el lanzamiento del satélite ARSAT-1, que se construyó completamente con tecnología nacional, fue "un despilfarro".