ABC ataca el encubrimiento de Bengasi por parte de Obama

19 de octubre de 2015

19 de octubre de 2015 — El programa"Full Measure" con Sharyl Attkisson del noticiero de la cadena ABC le asestó un doble golpe al Presidente Obama el domingo 18, concentrado en las actuales investigaciones sobre Bengasi en el Congreso y el papel de Obama y Hillary Clinton en el derrocamiento de Muammar Gadafi, en un momento en el que él se había convertido en un aliado destacado de Estados Unidos en la guerra en contra del terrorismo.

Attkisson empieza su cobertura sobre Bengasi repasando los informes detallados que llegaban al Departamento de Estado y a la Casa Blanca en el momento en que se desarrollaba el ataque en Bengasi el 11 de septiembre de 2012, en donde se identificaba al grupo terrorista Ansar al-Sharia vinculado a al-Qaeda como los atacantes. El informe del noticiero se centra en la conversación entre Obama y Clinton, en donde se diseño la versión falsa, destacando el papel de Ben Rhodes, asesor de seguridad nacional adjunto, quien estuvo a cargo de juntar todo el relato mentiroso, y Susan Rice. La denuncia también apunta a Victoria Nuland, quien también jugo un papel clave en la definición de la versión pública falsa. La inclusión de Victoria Nuland en esta denuncia puede tener beneficios ulteriores al debilitar la capacidad de Estados Unidos para seguir con su apoyo a los nazis en Ucrania.

Mostraron también a Gregory Hicks, quien era jefe adjunto de la misión en Trípoli el día de los ataques, y quien testificó ante el Congreso a fines del 2012, en donde le dijo al Congreso que él le había solicitado insistentemente más ayuda militar y que el agregado militar le había dicho que en menos de 2 o 3 horas iban a llegar más unidades a Bengasi.

Hillary Clinton presentará testimonio el jueves 22 de octubre ante la Comisión Selecta sobre Bengasi de la Cámara de Representantes.

El segundo segmento del programa destaca una entrevista con el ex congresista Peter Hoekstra, quien era presidente de la Comisión Selecta sobre Inteligencia de la Cámara de Representantes, y que acusó al gobierno de Obama de traicionar a Gadafi al apoyar a los extremistas islámicos que lo derrocaron. Le dijo a Attkisson que él personalmente se había reunido tres veces con Gadafi y que en el 2003, Gadafi había cambiado y se había convertido en un aliado clave de Estados Unidos en la lucha global contra el terrorismo. Hizo la acusación de que el encubrimiento de Bengasi por parte del Presidente Obama estuvo motivado en parte por el hecho de que los mismos extremistas islámicos que Estados Unidos apoyaron para derrocar a Gadafi, llevaron a cabo el asalto del 11 de septiembre del 2012 en contra del complejo diplomático en Bengasi. Los describió como yihadistas radicales con ligas a la Hermandad Musulmana. Hillary Clinton y Barack Obama ambos aceptaron la estrategia de derrocar a Gadafi. Estados Unidos, concluyó, entrenaron y equiparon a los que atacaron el complejo de Bengasi. Fue parte del fracaso político mucho más amplio de Obama en el Medio Oriente.