Obama tira piedras a los recipientes del Seguro Social y Medicare

14 de octubre de 2015

14 de octubre de 2015 — La Administración del Seguro Social seguramente anunciará el 15 de octubre que las prestaciones del Seguro Social se van a congelar de nuevo el próximo año, y no se van a ajustar de acuerdo al aumento en el costo de vida (inflación) a ninguno de los recipientes, ni los veteranos incapacitados ni para las pensiones de los empleados federales jubilados. Por lo tanto el congelamiento afecta a aproximadamente una quinta parte de la población.

Se ha informado ampliamente que ésta es "solo la tercera vez en 40 años" que ha sucedido, pero de hecho es la tercera vez en seis años con el gobierno de Obama. El incremento total por el aumento en el costo de la vida (COLA, por sus siglas en inglés) en el transcurso de esos seis años combinados es de 5.5%.

La excusa ahora se supone que es una muy baja tasa de inflación. Y el gobierno nos ha dicho que la inflación en los servicios de salud —en especial en los gastos de los servicios de salud que tienen los beneficiarios del Medicare (el programa de subsidios en atención médica a los jubilados)— se han reducido dramáticamente con el Obamacare.

PERO, también se anunció esta semana que van a aumentar las primas de Medicare un promedio de 15% en el 2016.

Y debido a que aumentar las primas del Medicare a la vez que se mantiene congelado el Seguro Social, es ilegal en la mayoría de los casos de los beneficiarios, los aumentos van a recaer totalmente en dos grupos que ya no gozan de esta protección bajo el Obamacare y quienes representan un 30% del total que los que están en el Medicare. Se trata de personas que están en el Medicare pero que aún trabajan y no reciben la pensión del Seguro Social y las personas que tienen ingresos de $85,000 o más al año. Para ellos, la prima de Medicare va a tener un salto de 52% en promedio en el 2016.

A ver que dicen los candidatos presidenciales demócratas al respecto.