Obama trata de arrinconar a la presidente de Brasil

2 de julio de 2015

1 de julio de 2015 — Los Presidentes Dilma Rousseff de Brasil y Barack Obama de EU trataron de aparentar que las relaciones entre Estados Unidos y Brasil estaban de nuevo allanadas y funcionando luego de la visita de dos días a Washington por parte de Rousseff, pero en realidad fue una conferencia de prensa conjunta propia pero terriblemente fría con un comunicado de prensa deslucido que se produjo después de sus pláticas hoy.

Obama maniobró para tratar de jalar de nuevo a Brasil utilizando las notorias debilidades de décadas de Brasil por el ambientalismo fascista. Estuvieron de acuerdo en el establecimiento de un " Grupo de trabajo estadounidense-brasileño de alto nivel sobre el cambio climático" que empezaría trabajar en octubre, antes de la cumbre del COP de París; y Brasil sí prometió reforestar etc., pero Brasil no aceptó las políticas de descarbonización obligatorias que la corona británica exige se impongan en la cumbre del COP21 de diciembre.

Las relaciones entre los gobiernos de Obama y Rousseff han sido frías desde que Rousseff canceló su visita de Estado a Washington en octubre del 2013 debido a las revelaciones de espionaje de la NSA sobre Brasil que llegaban hasta la misma Rousseff. Rousseff vino porque está bajo un feroz ataque económico y político proveniente del Reino Unido y EU de Obama, desde que fue reelecta en octubre de 2014. El objetivo del ataque es nada menos que lograr su enjuiciamiento político, para poder sacar a Brasil del BRICS.

El escándalo de corrupción en la compañía petrolera estatal, Petrobras, es la espada de Damocles que cuelga sobre su gobierno, como quedó totalmente en evidencia en la conferencia de prensa conjunta que sostuvo con el Presidente Obama, después de haberse reunido este martes 30. Se le pidió a Obama que comentara sobre la participación del Departamento de Justicia de EU en la investigación de Petrobras, dadas las demandas legales en contra de Petrobras iniciadas por "inversionistas norteamericanos"(de hecho, encabezados por Paul Singer y los fondos buitre); si los dos países podrían tener confianza uno en el otro, dada la crisis económica y política en Brasil y ¿cómo era que Brasil todavía podría alegar que es una potencia internacional, si enfrenta tal crisis internamente?

El asalto tuvo éxito esta semana en hacer que Petrobras anunciara un recorte del 37% ($90 mil millones de dólares) en los gastos de capital que tenía planeado llevar a cabo en los próximos cuatro años, con el fin de hacer más atractivo su balance contable para los "inversionistas". Petrobras pronostica ahora que solo va a producir 2.8 millones de barriles diarios hasta el 2020, una reducción drástica de los 4.2 millones pronosticados el año pasado.