Un día en la crisis de desintegración del sistema del euro

1 de julio de 2015

1 de julio de 2015 — Para todas las instituciones financieras que habían "dado por descontado" que fuera a haber una crisis del euro por la impagable "deuda griega", el 29 de junio amaneció con el desplome de los mercados de valores en Asia y fue empeorando paulatinamente conforme transcurría el día y se movía el Sol hacia occidente, concluyendo en la noche con una concentración dramática de 25,000 personas en la Plaza Syntagma de Atenas, en apoyo a la posición del gobierno de Syriza.

Aunque las intervenciones generalizadas del Banco Central de Suiza durante el día pararon un incipiente desplome del euro, los suspiros de alivio de Londres y Wall Street fueron de corta duración. Los mercados de bonos y valores reanudaron su caída, de tal modo que los mercados de valores europeos se redujeron en un 4% y la mayor parte de las acciones de los grandes bancos cayeron entre 8 y 10% o no se comercializaron en absoluto. Algunos bancos grandes, como Goldman Sachs y muchos de los directores de fondos compensatorios de la talla de Wilbur Ross y John Paulson, se habían metido últimamente en grandes apuestas sobre la deuda griega, esperando confiadamente que Grecia iba a capitular ante las "instituciones europeas" y ante otro rescate. También ellos perdieron en grande. Ross, mostró su rabia en una entrevista con CNBC-TV donde amenazó con que "Grecia enfrenta el caos social. No veo cómo vayan a poder sobrevivir el señor Tsipras y el partido Syriza".

Al mismo tiempo el gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla dijo el 28 de junio que los $72 mil millones de dólares "de sus deudas son impagables", indicando que en julio se viene un incumplimiento y una insolvencia cruzada. De este modo, también se vieron afectados los mercados de bonos municipales, en los cuales se basa en gran medida la deuda de Puerto Rico.

Por la tarde en Europa, el gobierno griego anunció que el 30 de junio iba a incumplir en los pagos al FMI. La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, había dicho recientemente que en caso de que ocurriera esto, ella le iba a notificar "inmediatamente" a la Junta de Directores del FMI, que Grecia estaba en incumplimiento, aunque Largarde no es famosa por su congruencia ni por decir la verdad.

El primer ministro griego Alexis Tsipras, quien destacó en sus tuiteos que él había citado al Presidente Franklin D. Roosevelt cuando anunció el feriado bancario el domingo, dio otra entrevista esta tarde en la que le dijo a los griegos que un respaldo al "Oxi" ("NO") al ultimátum de las instituciones iba a "poner una nueva arma en nuestras manos". Dijo que la política griega no es salirse de la zona del euro, que el gobierno estaba listo para asistir a nuevas negociaciones de un plan razonable que incluyera un alivio a la deuda y que los bancos griegos van a reabrir una vez que el Banco Central Europeo restablezca la liquidez que ellos le cortaron a los bancos.