Crece el entusiasmo en Brasil por el ferrocarril transcontinental

12 de junio de 2015

12 de junio de 2015 — El optimismo fue el tono de todos los participantes de la "Primera Reunión Internacional sobre el Ferrocarril Transcontinental", que se realizó el 10 de junio en la ciudad de Lucas do Rio Verde, Mato Grosso, Brasil. La reunion fue la última etapa de la gira de tres días que realizó por la región el embajador de China en Brasil, Li Jinzhang, con 23 representantes de la embajada china, compañías de la construcción y bancos, así como funcionarios estatales y municipales de los tres estados del suroeste brasileño por los cuales pasará el Ferrocarril Bioceánico Brasil-Perú: Mato Grosso, Rondonia, y Acre.

La gira por los tres estados y la reunión final fue iniciativa de Pedro Taques, el gobernador de Mato Grosso, uno de los estados más grandes que es uno de los mayores productores de soya. Él invitó al embajador chino y a los demás para ver de primera mano las ciudades productivas que unirá el ferrocarril transcontinental. Antes de que diera inicio la gira, los gobernadores de esos estados firmaron un acuerdo para realizar sus propios estudios de factibilidad sobre la ferrovía, y los productores locales participaron en todas las paradas que se hicieron durante el viaje.

El presidente de la Asamblea Legislativa de Mato Grosso, Guilherme Maluf, anunció que se llevarán a cabo audiencias públicas en julio, para debatir los beneficios del ferrocarril. Expresó que no quieren ser un estado que solo exporta, sino que "tenemos que aprovechar esta gran oportunidad para establecer industrias" en el estado, conjuntamente con las inversiones en el tren, expresó.

"Las oportunidades que China ve en Brasil, son nuestra necesidad", dijo en la reunión el alcalde de Lucas do Rio Verde, Otaviano Pivetta. China necesita garantizar la seguridad alimentaria para su país, y nosotros estamos interesados en producir más. El embajador Li respondió que esta era su primera visita a Mato Grosso, y que había quedado muy impresionado con el crecimiento de este estado recién desarrollado.

La construcción de los tramos brasileños de la línea biocéanica Perú-Brasil tiene un lugar destacado en el programa nacional de infraestructura que anunció la Presidente Dilma Rousseff el 9 de junio. La Presidente Dilma calificó al ferrocarril transcontinental de "extremadamente estratégico", ya que le abrirá nuevas puertas a los mercados asiáticos para Brasil, y señaló que el papel de China es fundamental, debido a su experiencia en los ferrocarriles, que Brasil no tiene, ya que por los últimos 30 años casi no se han construido ferrocarriles.

La movilización de las fuerzas productivas nacionales a favor del proyecto, será decisiva para que se lleve a cabo. El plan nacional de infraestructura suma un total de $69,000 millones de dólares en tres años para inversiones en caminos, ferrocarriles, puertos, aeropuertos, etc., pero bajo la presión de Wall Street, el plan está estructurado actualmente con financiamiento de intereses privados, e incluso la licitación para concesionar obras públicas ya construidas.