Las sequías devastan Centroamérica y el Caribe: se ofrece como "solución" el racionamiento estilo California

12 de junio de 2015

12 de junio de 2015 — La región conocida como "el corredor seco" de Centroamérica, que se extiende desde México hasta Panamá y la mayor parte de las naciones del Caribe, sufre una sequía devastadora que se ha prolongado ya por dos años. Se dice que por lo menos 2.5 millones de personas en Centroamérica y cientos de miles más por toda la región del Caribe ahora clasificada como "sin seguridad alimentaria", están amenazadas ahora por la destrucción de las cosechas, la muerte de animales, la escasez de agua y alimentos y las enfermedades.

¿Las soluciones? Un sitio electrónico de la ONU, ReliefWeb, informó a mediados de mayo que en República Dominicana, que comparte la isla de La Española con Haití, un ingeniero del Instituto Tecnológico de Santo Domingo, Martín Meléndez, recomendó hacer lo que el asesino de Jerry Brown está haciendo en California, en donde se ha reducido el consumo de agua en un 25% y se le imponen multas a los que se considera que "consumen irresponsablemente". La Corporación de Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (CAASD), la capital, ya ha reducido la producción diaria de agua en un 25% y en su lugar está enviando camiones cisterna a que distribuyan agua a los barrios pobres.

Carlos Mancilla, director regional para América Latina y el Caribe de la ONG Oxfam británica, agregó que "queremos crear mecanismos para mostrarle a la gente cómo utilizar la poca agua que van a obtener, y darles la tecnología para que capten y controlen esa agua de la mejor manera posible".

Hay que tener en cuenta que estas regiones son sede de algunas de las naciones más pobres del planeta, cuyas poblaciones sufren de desnutrición extrema y hambre.

En el 2014, en Honduras, Guatemala y Nicaragua se destruyeron cosechas de arroz y frijol, que son productos básicos en la dieta centroamericana. Cuba también se ha visto afectada en donde, según Radio Habana Cuba, el 63% del territorio nacional se ha visto afectado por la sequía, especialmente en la parte oriental de la isla. Se ha pronosticado que la temporada de lluvia en el Caribe va a ser mucho más seca que en años anteriores y los agricultores están perdiendo sus cosechas y animales.

A fines de mayo, Miguel Barreto, director regional para América Latina y el Caribe del Programa Mundial de Alimentos, viajó a Bruselas a lanzar un desesperado llamado para que las ONG y las agencias de la ONU "presten más atención y colaboración" para hacerle frente a la crisis, subrayando también la necesidad de "desarrollo a largo plazo" en la región. Se lamentó de que os grandes donadores "tienen una preferencia clara por otras zonas y otros conflictos" le dijo a El País. El desastre que es hoy Haití, todavía sin servicios sanitarios y de agua potable decentes después de cinco años de verse sacudidos por el terremoto del 2010, es testamento de lo que describe Barreto.