Los documentos desclasificados de la DIA pueden tumbar a Obama ya

21 de may de 2015

20 de mayo de 2015 — Los documentos "secretos" del 2012 de la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA en sus siglas en inglés) que fueron liberados recientemente demuestran que el Presidente Obama sabía que el ataque contra la embajada de Estados Unidos en Bengasi, Libia, perpetrado el 11 de septiembre de 2012, y en el que fueron asesinados el embajador de Estados Unidos, Christopher Stevens, y otros tres funcionarios estadounidenses, fue un ataque premeditado que llevó a cabo un grupo local afiliado a Al-Qaeda y a la Hermandad Musulmana. El documento de la DIA, fechado el 12 de septiembre de 2012 —a solo unas horas del ataque mortal— circuló ampliamente entre los funcionarios de seguridad nacional de Estados Unidos, incluyendo los funcionarios de la Casa Blanca, y demuestra de manera concluyente que se sabía que el ataque al edificio diplomático y al anexo de la CIA había sido una operación de Al-Qaeda.

Como resultado de la liberación de este documento de la DIA el pasado 18 de mayo, junto con más de 100 páginas de documentos "secretos" del Departamento de Defensa y del Departamento de Estado, la evidencia demuestra de manera concluyente que: el Presidente Barack Obama deliberadamente le mintió al pueblo estadounidense y al Congreso de Estados Unidos, para encubrir el hecho de que una organización de Al-Qaeda había atacado a EUA, una organización de Al-Qaeda que el Presidente había dicho que la había derrotado, y ese fue el punto clave de su campaña de reelección.

El Presidente ha sido atrapado cometiendo "delitos graves y faltas" en contra de la Constitución de Estados Unidos. Debe ser enjuiciado políticamente de inmediato.

Luego de que se le informó a Lyndon LaRouche de la liberación de los documentos de la DIA, como resultado de una demanda judicial que introdujo la organización Judicial Watch, con base en la Ley de Libertad de Información (FOIA en sus siglas en inglés), declaró que "se han cumplido los prerrequisitos para sacar de su cargo al Presidente Obama. La evidencia es concluyente, y es ahora del dominio público".

LaRouche advirtió que la publicación por la DIA del "cuerpo del delito" llevará al Presidente Obama a cometer actos de desesperación. "Esperen actos desesperados de parte de Obama. Su régimen está a punto de ser derrocado".

El documento "secreto" de la DIA, fechado el 12 de septiembre del 2012, afirma en parte que: "El ataque contra el consulado estadounidense en Bengasi fue planeado y ejecutado por la Brigada del Cautivo Omar Abdul Rahman (BCOAR). La BCOAR es también responsable de ataques anteriores perpetrados contra la Cruz Roja en Bengasi y contra el embajador británico; tiene aproximadamente unos 120 miembros. La BCOAR está conectada con Ansar al Sharia katiba, que comanda Sufian al GUMMA".

"El ataque fue planeado aproximadamente unos diez o más días antes del 1 de septiembre del 2012. La intención era atacar al consulado y asesinar a la mayor cantidad posible de estadounidenses, para vengarse porque Estados Unidos asesinó a Aboyahiye ALALIBY en Pakistán y en conmemoración por el ataque a los edificios del World Trade Center perpetrado el 11 de septiembre del 2001.

"El líder de BCOAR es Abdul Baset AZUZ; AZUZ fue enviado por ZAWARI para organizar las bases de Al-Qaeda (AQ) en Libia".

Otros documentos de la DIA que fueron liberados como parte de moción de la Ley de Libertad de Información, incluye un informe de octubre del 2012, que documenta el flujo de armas de Bengasi que fueron entregadas a los rebeldes sirios yihadistas. Otro informe de la DIA de agosto del 2012 documenta el fuerte vínculo entre Al-Qaeda y de la Hermandad Musulmana con los principales grupos sirios de la oposición, y que efectivamente anticipaban la creación del Estado Islámico en la región fronteriza entre Siria e Iraq.

Ahora lo que el Congreso de Estados Unidos y los estadounidenses tienen por delante es si van a actuar y enjuiciar políticamente al Presidente Obama, antes de que suceda una catástrofe mayor, como la posibilidad de una guerra termonuclear que desate un desesperado Obama.

Lyndon LaRouche, quien colaboró estrechamente con los Presidentes Ronald Reagan y Bill Clinton en políticas específicas de seguridad nacional, señaló que la liberación de las evidencias de la DIA contra el Presidente Obama proporciona una oportunidad única para revivir la Presidencia de Estados Unidos, que ha estado postrada en una situación de degeneración desde que la corona británica lanzó su campaña de 1997 a 1998 para derrocar a la Presidencia del Clinton —en el momento preciso en que Clinton planteaba un reajuste importante de todo el sistema financiero global en bancarrota. "La primera consecuencia de la destrucción de Bill Clinton fue la derogación de la Ley Glass-Steagall, a lo cual le siguieron ocho años desastrosos del gobierno de George W. Bush y Dick Cheney, seguidos luego por la Presidencia todavía peor de Barack Obama", afirmó LaRouche.

Las nuevas revelaciones ofrecen un momento perfecto de oportunidad para no solo sacar a Obama de su cargo por medios constitucionales, sino para restaurar la Presidencia, restablecer la Ley Glass-Steagall, y emprender una reactivación económica tan necesaria. Esto, concluye LaRouche, "es una oportunidad que no podemos perder, si es que la humanidad ha de sobrevivir".