Se informó que el EIIS amenazó a las presidentas de Argentina y Chile

26 de may de 2015

26 de mayo de 2015 — Que momento tan oportuno. Justo cuando el primer ministro de China, Li Keqiang, acababa de completar una exitosa gira por cuatro naciones de América del Sur, consolidando aún más el papel del BRICS en la región, uno de los enemigos más rabiosos de la Presidente de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, el monopolio mediático Clarín, reveló el 24 de mayo que el Estado Islámico (EI o EIIS) había emitido vía correos electrónicos el 26 de abril amenazas de muerte, que apenas hoy se dieron a conocer, en contra de Fernández, su colaboradora cercana, la Presidente de Chile, Michelle Bachelet y el Jefe de la Policía de Buenos Aires, Román Di Santo.

Luego, los medios de prensa internacionales reprodujeron el artículo del Clarín.

El mensaje dice, "Satán KFK [una referencia a Fernández] Roman Di Santo y ahora Bachelet, en lugar de Alberto Nisman [el fiscal muerto en extrañas circunstancias que había presentado cargos en contra de Fernández por supuestamente haber estado coludida con Irán en los bombazos en contra del Centro recreativo AMIA], son ahora nuestros objetivos en países que chocan con nuestras metas... La sangre que los infieles van a derramar es el éxito del mundo del Islam. Estamos cerca del inicio de una nueva era".

El correo electrónico está firmado "El Estado Islámico del Sur".

No es ésta la primera vez que Fernández de Kirchner recibe amenazas de muerte, supuestamente del EIIS, ya que es un hecho bien conocido que el imperio británico estaría encantado de que ella fuera asesinada. Se dijo que en septiembre pasado, ella fue amenazada por el EIIS, pero ella después atacó al servicio de inteligencia del estado SIDE, que estaba en proceso de limpiar, por haber salido con una historia falsa. Ella advirtió inequívocamente en ese entonces que " si algo me sucediera, no miren hacia el Oriente, sino hacia el Norte", (es decir los Estados Unidos) como su origen.

El ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Heraldo Muñoz, respondió calmadamente al informe, diciendo que "no podemos exagerar la amenaza pero tampoco podemos ignorarla". Las autoridades chilenas se coordinarán con sus homólogas argentinas, dijo, con el fin de proseguir la investigación.