El tren transcontinental fija la agenda de Suramérica

30 de abril de 2015

30 de abril de 2015 — El diálogo intenso que se está llevando a cabo en Suramérica sobre la construcción de varias redes ferroviarias transcontinentales que vayan del Atlántico al Pacífico, tuvo otro avance la semana pasada en una reunión de representantes de alto nivel de los ministerios de Obras Públicas, Transporte, y de Relaciones Exteriores, de Chile, Paraguay, Argentina, y Brasil, que se llevó a cabo en Santiago de Chile, y en la que trataron sobre la coordinación del "interés común" de todos para conectar los puertos del Atlántico y del Pacífico, con un énfasis en la construcción de ferrocarriles de carga.

Paraguay está especialmente interesado, dado que es un país que no tiene litoral, solo tiene acceso al Atlántico por medio del sistema fluvial del Paraná de Argentina y Uruguay. Hay un proyecto de un puente binacional ya en camino entre Paraguay y Brasil, y los paraguayos correctamente señalaron que el "tramo paraguayo de la ferrovía solo será posible implementarlo si regionalmente es considerado un corredor bioceánico, de lo contrario no será rentable", sostuvo Luis Pereira, director de la Unidad Técnica de Programas de Transporte y Logística del Ministerio de Obras Públicas de Paraguay. La Agencia de Cooperación Internacional de Corea del Sur (KOICA) ya tiene un Estudio de Factibilidad y Diseño Básico de Ingeniería para la parte de Paraguay de la línea ferroviaria transcontinental propuesta de Paraguay-Brasil-Antofagasta (Chile).

Según lo que la prensa ha publicado en Paraguay, el gobierno chileno le dio un fuerte respaldo a los planes de Paraguay. Se informa que los brasileños tienen una actitud abierta al respecto de la propuesta ruta por el sur, más sin embargo tienen un mayor interés en la ruta del norte, porque China participaría en la construcción de esta. Bolivia está promoviendo con energía que la primera ruta transcontinental que se construya por el norte pase por Brasil-Bolivia-Perú (hay una propuesta anterior que se hizo en la Cumbre del BRICS en el 2014, que planteaba que la línea del tren fuera directo de Brasil a Perú atravesando el Amazonas, que excluía a Bolivia), y se está movilizando a la población en torno a este proyecto. De nuevo se escucha el histórico grito de batalla nacional de la primera mitad del siglo 20: "¡Ferrocarril o nada!". Los periódicos bolivianos están publicando reseñas de los estira y afloja de la pelea a favor del ferrocarril transcontinental que se remonta a finales del siglo 19.

Muchas de estas rutas fueron en un principio propuestas por quienes impulsaban el Sistema Americano de Economía, desde los días de Abraham Lincoln, y el movimiento de LaRouche las ha actualizado y las ha defendido por décadas. En la economía mundial naciente creada por un Renacimiento global, todas ellas serán necesarias.