Alto a los asesinatos de Obama

30 de abril de 2015

30 de abril de 2015 – Está naciendo un nuevo mundo en torno a la revolución del BRICS, y el movimiento internacional de LaRouche es la "partera", como lo explica Sócrates en el famoso diálogo de Platón, Theaetetus. En ese Nuevo Paradigma que está surgiendo, se está derrumbando la idea del Estado nacional como institución parroquial, subrayó Lyndon LaRouche. Lo que permanece es la soberanía cultural y de los lenguajes entre las naciones interrelacionadas que al mismo tiempo comparten la cooperación en el nuevo orden. Ese es el futuro de la humanidad.

Y ese futuro reside en el agua y en el dominio del ciclo del agua, como lo han explicado Ben Deniston y el equipo científico del Comité de Acción Política de LaRouche. Esto obedece a que el fundamento mismo de la existencia de las naciones se deriva de las implicaciones del sistema solar, en el contexto galáctico, sobre nuestro planeta Tierra, señaló LaRouche. Hacia allá es que vamos, si vamos a sobrevivir a la actual crisis existencial que amenaza a nuestra especie. De este modo, la familia de naciones se convertirá en la unidad del pueblo del planeta Tierra. Tendremos todavía distinciones de cultura e idioma, pero estos se adaptarán a los intereses comunes de la humanidad, a lo cual se ha referido el Vaticano en sus mejores momentos como el Bien Común. A eso es a lo que se refiere China ahora cuando habla de una cooperación en la que "todos ganan".

Habrá un nuevo concepto funcional de naciones soberanas, dijo LaRouche. Descubriremos como unirnos funcionalmente, de tal manera que las características culturales sean una fuerza para la cooperación, no de conflicto.

La barrera inmediata a ese futuro prometedor de la humanidad es el intruso de la Casa Blanca, Barack Obama, y la monarquía británica, a cuyos intereses perversos sirve. Obama anda en una ola asesina en varios frentes para implementar la política maltusiana británica del "proceso selectivo de eliminación de la población", como lo caracterizó LaRouche. Su política financiera conduce a un derrumbe en reacción en cadena de todo el sistema transatlántico, lo cual será el combustible para una guerra general termonuclear que abarcará a todo el planeta. Entre otros campos asesinos de Obama se cuentan los siguientes:

* Asesinato de emigrantes en el Mediterráneo: Hay ahora unos 57 millones de refugiados desesperados y personas desplazadas en la región del Oeste de Asia y Norte de África, gracias a las guerras de Obama contra Libia, Siria, Iraq, Afganistán, Yemen y demás. Millones de personas intentarán huir a través del Mediterráneo para entrar a Europa; decenas y hasta centenas de millar perecerán en el intento, muertes que son responsabilidad directa de Barack Obama.

* Escasez de agua en California: Hay que añadir al efecto genocida de los recortes en el consumo de agua ordenados por el gobernador Jerry Brown en el estado, el hecho de que la perforación de agua a más de 900 metros de profundidad, como hacen con la fracturación para sacar petróleo de esquisto, está ocasionando una hundimiento acelerado del terreno por todo el estado. El servicio de observación geológica de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) ha emitido una advertencia urgente de que esto está llevando a la fracturación de "caminos, ferrocarriles, canales, tuberías y cualquier tipo de infraestructura que no sea flexible". Esta escena como salida de un cuadro de Brueghel es resultado directo de las medidas criminales del gobernador Brown, y de la Casa Blanca de Obama, y también es su responsabilidad.

* Estallido en Baltimore: El "complejo sureño" de racismo ha encendido un fuego de rabia y violencia entre las capas de la población que han sido arrojadas al basurero por el efecto acumulativo de los años de Bush y Obama en la Casa Blanca. Esto es muy serio, como señaló Lyndon LaRouche, porque un gran porcentaje de la población negra y otras capas de la sociedad se han convertido en víctimas crónicas de esta política. Sus condiciones de educación, de vida familiar, de desempleo, las han vuelto combustible fácil para el "proceso selectivo de eliminación de la población" de manera intencional, lo cual es la política de Obama y del imperio británico. Eso también es su responsabilidad.

* Asociación Transpacífica: Ahora Obama trata de imponer la monstruosidad del acuerdo de libre comercio de la Asociación Transpacífica (TPP) a pesar de la oposición internacional, y de las voces sensatas dentro del Partido Demócrata, como la del posible candidato presidencial Martin O'Malley. Oculto en velo de secretismo, el TPP está diseñado para "defender la autonomía absoluta del mercado y de la especulación financiera [contra] el bien común". Estas son las palabras que empleó el arzobispo Silvano Tomasi, el Observador Permanente del Vaticano ante la ONU en Ginebra, desde diciembre de 2013, para caracterizar las políticas librecambistas del imperio británico en general, de lo cual el TPP es parte, y estos señalamientos los están reiterando los grupos católicos de Estados Unidos para detener el TPP de Obama.

La manera más eficiente para detener estos asesinatos de Obama, y al imperio británico detrás de él, es sacar a Obama de la Casa Blanca por medios constitucionales. Esa sola acción abrirá todo un nuevo panorama para la humanidad.