La Presidente de Argentina: Nunca honraremos "la usura internacional y la estafa internacional"

1 de may de 2015

1 de mayo de 2015 — Por primera vez desde el incumplimiento de la deuda en el 2001, Argentina emitió exitosamente bonos nacionales por la cantidad de $1,400 millones de dólares este 21 de abril, desafiando a sus enemigos en Londres y Wall Street y a los fondos buitre que controlan, que habían predicho que la nación no podría regresar nunca al mercado de capitales a menos que cediera a la extorsión de los buitres.

Como lo anunció el Ministro de Finanzas Axel Kicillof desde Moscú ese mismo día, los fondos buitre controlados por el multimilmillonario Paul Singer "no logró asustar a los inversores" con la amenaza de que ellos iban a bloquear la emisión de los bonos Bonar-2024. Los $1,400 millones se invertirán productivamente en el desarrollo de la infraestructura, dijo.

En un discurso en Buenos Aires el 28 de abril, la Presidente Cristina Fernández de Kirchner tuvo algo más que decir sobre el asunto, ridiculizando las predicciones que hicieron los buitres y sus aliados locales, de que a menos que Argentina aceptara pagarle a sus depredadores, se colapsaría en el caos económico, perdería reservas internacionales, sufriría devaluaciones y fuga de capitales y permanecería totalmente "aislada" a nivel internacional.

Argentina no está aislada, porque no capituló dijo. El gobierno pudo regresar al mercado de capitales, agregó Kirchner "porque hemos honrado a la deuda y la vamos a seguir honrando; lo que no vamos a honrar jamás es la usura internacional y la estafa internacional. Eso no se honra, eso lo prohíbe Dios, lo prohíbe la Torá, lo prohíbe el Corán. Lo prohíben todos los que creen que no se puede explotar al ser humano; lo prohíben todos los que creen que no se puede sacrificar a un pueblo y una historia para honrar a un puñado que se apoderó de fondos y recursos por muy poco dinero y que hoy pretenden cifras millonarias".

Argentina, dijo ella, ha logrado más de lo que se proponía y ha probado que para hacer funcionar a una economía y una nación "no hace falta arrastrarse, hace falta mucho patriotismo, mucha dignidad, mucho coraje y mucha decisión".