Denuncia pública en Canadá por entrenar tropas nazis en Ucrania

20 de abril de 2015

20 de abril de 2015 — Primero, el gobierno de Obama puso a los nazis en el poder en Ucrania, a través de Victoria Nuland, y después envió 290 soldados de la 173ava Brigada Aerotransportada para que empiecen a entrenar el 20 de abril a la Guardia Nacional Ucraniana. Que la nación que encabezó la luchar para derrotar al fascismo hace 70 años, esté ahora entrenando tropas nazis, no ha provocado ningún reclamo en el Congreso estadounidense.

Pero en otras partes la gente no se ha quedado tan callada.

En Canadá, el Primer Ministro Stephen Harper, ordenó igualmente el envío de 200 soldados canadienses a Ucrania para entrenar tropas ucranianas. El martes pasado, el Ministro de la Defensa Jason Kenney reconoció la posibilidad de que pudiera haber nazis entre las tropas ucranianas, aunque declaró que las tropas canadienses no los iban a entrenar. "No vamos a estar metidos en el entrenamiento de milicias ad hoc", explicó. "Solo vamos a entrenar unidades de la Guardia Nacional Ucraniana y del ejército reconocidas por el gobierno de Ucrania". El National Post de Canadá informó el 18 de abril: "El gobierno canadiense confía en que los soldados de Petawawa no van a terminar entrenando neonazis y extremistas derechistas cuando empiecen sus misiones de entrenamiento en Ucrania este verano".

Pero el ex diplomático canadiense James Bissett, quien parece fue el primero en lanzar la advertencia, dijo que no hay forma de separar a los nazis de los neonazis. (Si es que realmente existe algo de esto último pudiera ser tan evasivo como los rebeldes sirios moderados). "Están fusionando estas milicias con las fuerzas armadas de Ucrania así que no vamos a poder determinar a quien se está entrenando" dijo Bissett, ex embajador de Canadá ante Yugoslavia, Bulgaria y Albania. "Estos son grupos desagradables con los que no se deben asociar los soldados canadienses".