La Unión Aduanera Euroasiática busca mayores vínculos con la unión aduanera del Mercosur

23 de abril de 2014

23 de abril de 2014 — Funcionarios del gobierno y diplomáticos rusos informaron recientemente que la Unión Aduanera Euroasiática, integrada por Rusia, Bielorrusia y Kazajistán, busca estrechar las relaciones económicas con el Mercado Común del Sur (Mercosur), la unión aduanera que integran Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela, que engloba el 73% de la población de Sudamérica y el 83% de su PNB.

Esto si que de seguro va a irritar a la Unión Europea (UE), que desde el año 2000 ha tratado de negociar un acuerdo de libre comercio con el Mercosur, hasta ahora sin ningún éxito.

En julio de 2013, al concluir su XLV Reunión Ordinaria, los países del Mercosur señalaron en su declaración final que habían iniciado negociaciones con la Unión Aduanera Euroasiática para firmar un memorándum de cooperación económica y comercial. Más recientemente, el pasado 9 de abril, el viceministro para el Desarrollo Económico de Rusia, Alexei Likhachev, informó que ambos países les gustaría ver que se concrete ese acuerdo "lo más pronto posible", según informó Noticias Kirikiri el 10 de abril. Likhachev confirmó también durante su visita que el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, asistirá en julio a la reunión del grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), que se llevará a cabo en la ciudad brasileña de Fortaleza.

Así mismo, a principios de abril el embajador de Rusia en Argentina, Victor Koronelli destacó en una entrevista con el canal de televisión argentina AsiaTV, que las negociaciones entre el Mercosur y la Unión Aduanera Euroasiática están muy avanzadas, y agregó que Argentina y Brasil, los dos miembros principales del Mercosur, son dos de los socios estratégicos más importantes en Sudamérica. De hecho, en la votación de las Naciones Unidas sobre la resolución de condena a Rusia por la anexión de Crimea, ambas naciones se abstuvieron, al igual que los demás miembros del Mercosur.

En la delegación que encabezó Likachev en Brasil, estuvieron los directivos de las empresas rusas Rosneft, Ferrocarriles Rusos, y Uralvagonzavod (que fabrica carros de ferrocarril), las cuales manifestaron su interés en invertir en Brasil para ayudar a modernizar su infraestructura, construir puertos e invertir en energía. Por supuesto que la City de Londres no verá esto con buenos ojos, luego de que ha tomado de blanco a brasil para aplicarle la desestabilización al estilo de Ucrania y han atacado a la Presidenta Dilma Roussef por no adoptar las "reformas estructurales" radicales de libre comercio.