Nuland y el partido belicista auspician a los fascistas ucranianos en DC

27 de febrero de 2015

26 de febrero de 2015 — Andriy Parubiy, ahora primer vicepresidente de la Rada Suprema (parlamento ucraniano) como uno de los principales miembros del partido político Frente Nacional del Primer Ministro seleccionado por Victoria Nuland, Arseni "Yats" Yatsenyuk, le dijo a la Voz de América que se reuniría ayer en Washington DC con la misma Nuland, ex asesora de Dick Cheney que ahora ocupa el puesto de subsecretaria de Estado para Asuntos Europeos y Euroasiáticos de Obama. También se reuniría con el senador John McCain, el congresista John Boehner y representantes del Pentágono.

Parubiy, un personaje clave en el fascista movimiento banderista de Ucrania (seguidores de Stepan Bandera, el ucraniano nazi aliado a Hitler) fue Comandante del Maidán en el golpe de Estado del año pasado, y después organizó la Guardia Nacional para desatar la guerra civil en el este de Ucrania.

Lo primero en su lista: hacer cola para conseguir ayuda militar del gobierno de Obama para las fuerzas armadas de Ucrania. "La posición de Estados Unidos va a ser decisiva. Después de Estados Unidos, tengo confianza en que muchos líderes de los países europeos y Canadá, van a apoyar esta iniciativa y van a ayudar más activamente a Ucrania" dijo Parubiy al servicio ucraniano de la Voz de América, según informa la agencia de noticias ucraniana Ukrinform.

La conferencia sobre "Colaboración entre Ucrania y EU" celebrada el mismo día por el Instituto Nacional Demócrata (NDI por siglas en inglés) financiado por el gobierno de EU, y el Instituto Brookings, dejó en claro que el partido bélico de Nuland en Washington está orquestando esta visita nazi en un intento por aplastar la oposición de fuerzas cuerdas, como son los Jefes del Estado Mayor Conjunto, quienes no tienen ningún interés en este proyecto por arrastrar a Estados Unidos a una guerra en contra de Rusia. El Administrador Auxiliar Adjunto para Europa y Eurasia de la Agencia para el Desarrollo Internacional (AID, por sus siglas en inglés) de EU, Jonathan Katz, se unió a la campaña en calidad de orador en la conferencia.

El cabildeo de Parubiy empezó con un breve mensaje en esa conferencia, en donde promovió su agenda de 'véndanos armas'. La Directora Regional para Eurasia del NDI Laura Jewett, le dio la bienvenida a la "delegación impresionante" de parlamentarios ucranianos y especialistas ucranianos, por lo que dijo era "adecuado" que el primer orador fuera Parubiy. Éste presumió que Ucrania, si se le dan las armas letales y no letales adecuadas, podría derrotar a Vladimir Putin y "los ocupantes rusos". Jewett le dio las gracias con gran entusiasmo, y señaló que había realizado un "trabajo excelente" en definir la agenda de discusión en la conferencia.

El ex embajador de EU ante Ucrania Steven Pifer fue el moderador del panel posterior sobre temas de defensa. Pifer es un promotor vociferante de que EU arme a Ucrania, y ha escrito un artículo tras otro promoviendo esta política, después de ser coautor del informe de febrero del Consejo Atlántico, "Preservando la independencia de Ucrania; Resistiendo la agresión rusa: Lo que tienen que hacer Estados Unidos y la OTAN".

Pifer y otro orador en el panel sobre defensa dieron ejemplo de la locura de estos patrocinadores de nazis. El diplomático ucraniano Vasyl Filipchuk, quien trabajó en la integración de la Unión Europea (UE) en el 2012-2013, insistió en que si le imponían sanciones al "estilo Irán" a Rusia, atacando especialmente su sistema bancario a la vez que se mantenían bajos los precios del petróleo, para septiembre Rusia estaría en medio de un desplome total, y Ucrania ya no tendría que preocuparse por Putin. También afirmó orgulloso que él considera al colaborador de la SS Nazi Stepan Bandera como "héroe nacional".

Por su parte, Pifer, cuando se le preguntó desde el público qué tendría que decirle a quienes advierten que el desplome económico de Rusia pudiera ser no solo peligroso sino que llevaría al Kremlin a un líder aún más nacionalista, le aseguró a los presentes que él estaba de acuerdo en que dichos acontecimientos pudieran ser peligrosos pero que Vladimir Putin se iba a echar para atrás antes de que esto sucediera. Occidente solo tiene que "cambiar el cálculo de Putin" imponiéndole mayores sanciones y armando a Ucrania, dijo.