Juez argentino obstaculiza a los conspiradores golpistas; desestima demanda contra la Presidenta Fernández

27 de febrero de 2015

Juez argentino obstaculiza a los conspiradores golpistas imperiales; desestima demanda contra la Presidenta Fernández de Kirchner

27 de febrero de 2015 – En una caústica decision de 63 páginas emitida este jueves 26, el juez Daniel Rafecas, quien fue designado para determinar si había algún fundamento legal para la querella penal contra la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, en base a un expediente elaborado por el finado fiscal federal Alberto Nisman, declaró de manera enérgica que, luego de estudiar exhaustivamente el expediente, "no hay un solo elemento de prueba, siquiera indicio, que apunte a la actual jefa de Estado".

Esto representa un gran revés para la facción de los conspiradores dentro del aparato judicial argentino dirigidos desde Londres y Wall Street, a quienes la Presidenta Fernández califica de "el partido judicial", quienes coludidos con la oligarquía financiera local y la oposición política, querían derrocar a la Presidenta, si no es que asesinarla, con el supuesto pretexto de que ella y su ministro de Relaciones Exteriores, Héctor Timerman, habían encubierto el papel de Irán en el bombazo de 1994 al centro comunitario judío, AMIA, a cambio de acerados económicos lucrativos.

Esos eran los cargos que contenía el expediente de 300 páginas elaborado por Nisman, quien murió bajo circunstancias sospechosas el 18 de enero, y cuyo caso prosiguió su sucesor, el fiscal Gerardo Pollicita, quien reintrodujo la querella ante el tribunal. Los agentes imperiales utilizaron la muerte de Nisman para acelerar el ataque contra Fernández, alegando que ella estaba detrás de la muerte del fiscal y sugiriendo incluso que fuese enjuiciada políticamente.

Rafecas declaró que había estudiado cuidadosamente el expediente de Nisman y concluyó que los dos delitos que supuestamente había cometido Fernández (pedir a la Interpol que anulase las órdenes de detención contra los iraníes acusados por el bombazo de la AMIA; y la creación de una "comisión de la verdad" con magistrados extranjeros que viajarían a Tehrán para interrogar a los acusados y supuestamente ayudar a Irán) "nunca sucedió", de acuerdo a Infonews.

No hay absolutamente nada en las denuncias de Nisman y Pollicita que ni remotamente pruebe "una supuesta maniobra de 'encubrimiento' y/o 'entorpecimiento de la investigación' del atentado a la AMIA destinado a dotar de impunidad a los acusados de nacionalidad iraní", dijo Rafecas. Por el contrario, recalcó que "tales evidencias se contraponen de modo categórico al supuesto 'plan criminal' denunciado".

Pollicita tiene la opción de apelar la decisión del juez Rafecas. El fallo del juez agarró a la oposición política claramente fuera de guardia, y ahora se encuentran reagrupándose para determinar como proceder. Algunos de ellos ya están acusando a Rafecas de colusión. Uno de los perros de presa más feroces de la oposición, Laura Alonso del partido neoliberal PRO, que también dirige la filial local de la organización Transparencia Internacional de la monarquía británica, insistió en que la querella judicial contra Fernández siga en los tribunales y que no se cambiará con la decisión del juez.