Agentes del imperio redoblan los esfuerzos para derrocar a la Presidenta de Argentina

16 de febrero de 2015

16 de febrero de 2015 — En lo que constituye una escalada mayor para dar un golpe de Estado en Argentina y derrocar a la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, así como una amenaza contra su vida, el viernes 13 un fiscal federal oficialmente acusó a la Presidenta, a su ministro de Relaciones Exteriores, Héctor Timerman, y a dos otras personas de encubrir el papel de Irán en el bombazo de 1994 a la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA).

Gerardo Pollicita, quien fuera nombrado para reemplazar al difunto fiscal federal Alberto Nisman, quien presuntamente se suicidó antes de presentar ante el Congreso la supuesta evidencia que tenía en contra de Fernández, alegó ante el juez Daniel Rafecas, quien ahora está a cargo del caso, que el documento original de 300 páginas, de Nisman, en contra de la Presidenta, se basaba en una evidencia legal sólida, y por lo tanto justifica que se haga una investigación oficial a Fernández, Timerman, y a las otras personas. Se conoce que Pollicita tiene vínculos con los enemigos políticos del gobierno en el partido derechista Propuesta Republicana (PRO).

El gobierno está dando la pelea. Esta mañana, la procuradora general del Departamento de Hacienda de Argentina, introdujo su expediente ante el mismo juez Rafecas, refutando cada uno de los cargos presentados por Nisman, argumentando que a su expediente le falta incluso la más mínima prueba de que la Presidenta haya actuado mal. En su conferencia de prensa del mismo viernes, Jorge Capitanich, Jefe de Gabinete del gobierno argentino, denunció que lo que sucede en Argentina no es un fenómeno local, sino un ejemplo de una ola de desestabilizaciones dirigidas contra gobiernos democráticos tales como Venezuela y Bolivia. En Brasil, advirtió, están tratando también de enjuiciar políticamente a la Presidenta Dilma Rousseff.

Según Prensa Latina, el legislador Edgardo Depetri, de la alianza de partidos en el gobierno, Frente para la Victoria, fue más allá, acusando de las desestabilizaciones a los movimiento de derecha apoyados por Estados Unidos —no mencionó al imperio Británico— porque Estados Unidos, dijo, con su geopolítica global, está perdiendo terreno ante China y los países del BRICS, en un momento en que, también en Europa se están levantando los movimientos populares.

Justo después de que Pollicita introdujera su acusación en contra de Fernández, varios legisladores de oposición comenzaron a chillar que la acusación contra Cristina Fernández, combinada con el hecho de que el vicepresidente Amado Boudou tiene una acusación pendiente, quiere decir que las "institusiones" argentinas se encuentran ahora gravemente amenazadas. Su mensaje es que hay que derrocar a Cristina incluso antes de las elecciones presidenciales de Octubre.

Hay planes para hacer una enorme "Marcha del Silencio" en memoria de Nisman para el 18 de febrero, convocada por jueces y fiscales corruptos, que los medios de comunicación están publicitando y conocidos agentes del aparato global del Proyecto Democracia intentan echar a andar una "revolución de color" en el país. Se ha informado de manifestaciones similares que se están planeando para que sucedan a la misma vez en varias ciudades internacionalmente.