Los saudíes aportaron 15 terroristas del 11 de septiembre y Obama les concede el estatus de "viajero confiable"

3 de abril de 2013
3 de abril de 2013 — El Proyecto Investigativo sobre Terrorismo dijo que el gobierno del Presidente Barack Obama ha aprobado planes para concederle estatus de "viajero confiable" a los saudíes que viajen en avión por Estados Unidos. El congresista Frank Wolf (republicano por Virginia), cuyo distrito incluye el aeropuerto internacional de Dulles, de donde despegó el vuelo 77 de AA que fue secuestrado, matando a todos los pasajeros en el ataque del 11 de septiembre contra el Pentágono, calificó el pacto de una mala idea. También afirmó que nunca antes había escuchado hablar sobre el acuerdo.

"Yo creo que existe wahabismo radical en ciertos elementos de Arabia Saudita y yo creo que ser más indulgente ahí que en otros lugares sería un error" dijo Wolf. "Hubo 15 secuestradores [del 11 de septiembre] de ese país, y están pasando muchas cosas en esa región. Algunas de las personas que regresaron a Arabia Saudita, después de Guantánamo nos hemos enterado que están ahora en los campos de batalla en Afganistán o en algún otro lugar, así que yo no creo que sea una buena idea".

El acuerdo para aceptar a los solicitantes de Arabia Saudita en el programa de "viajeros confiables" de Global Entry llamó poco la atención cuando la secretaria de Seguridad Interna, Janet Napolitano, anunció el acuerdo en enero, después de reunirse con el Ministro del Interior Saudita, príncipe Mohammed bin Nayef. "Señala otro gran paso adelante en nuestra colaboración" dijo Napolitano en ese entonces. Solo Canadá, México, Corea del Sur y Holanda gozan actualmente de ese beneficio, aunque se podrían extender a un puñado de otros países otros programas piloto.

"Agregar [al reino de Arabia Saudita] al programa antes de una investigación completa sobre la participación del reino en el 11 de septiembre sería insensato" dijo Sharon Premoli, una sobreviviente del 11 de septiembre, quien ha demandado a los saudíes por su presunto apoyo financiero a los ataques. "Es una bofetada en plena cara" dijo Premoli. "Cualquier cosa que piden, se les concede. No hay nada que no puedan tener".

En la declaración jurada presentada el año pasado por los querellantes demandando a los saudíes —entre ellos Premoli— el ex senador por Nebraska, Bob Kerrey, y el senador por Florida, Bob Graham, escribieron que no se puede cerrar el libro sobre las conexiones de Arabia Saudita al 11 de septiembre.

En una columna que firmó junto con Premoli el otoño pasado, el senador Graham dice que el capítulo clasificado de la investigación conjunta de la Comisión del Congreso sobre el 11 de septiembre, se enfoca en el apoyo financiero a los secuestradores mientras estaban en Estados Unidos. "Lamentablemente" dicen Graham y Premoli, "esas 28 página representan solo una fracción de la evidencia sobre la complicidad saudí que nuestro gobierno continua protegiendo de la opinión pública, bajo un programa de clasificación erróneo que parece formar parte de un esfuerzo sistemático por proteger a Arabia Saudita de cualquier responsabilidad por sus acciones".