Pescan al HSBC en evasión fiscal mundial; la designada presidencial en el encubrimiento

10 de febrero de 2015

10 de febrero de 2015 — El banco HSBC (Hong Kong and Shangai Bank), uno de los bancos británicos más grandes, cuya historia se remonta a las Guerras del Opio en contra de China del siglo 19, fue pescado de nuevo en medio de una empresa criminal internacional de gran envergadura. El escándalo también arroja algo de luz en "Wall Street" sobre un "acuerdo" que hizo Loretta Lynch, la actual candidata de Obama a Procuradora General de Justicia, entre el Departamento de Justicia y el HSBC en el 2011.

El programa "60 minutos" de CBS sacó al aire una amplia denuncia sobre la unidad bancaria privada del HSBC con sede en Suiza, que fue pescada ayudándole a clientes de más de 200 países a evadir lo que se calcula son $120 mil millones de dólares en impuestos, a la vez que también facilitaba lavado de dinero sucio a los narcotraficantes y a los terroristas. El Centro International de Periodismo Investigativo (ICLJ, por siglas en inglés) trabajó junto con la CBS, el Guardian de Gran Bretaña, BBC Panorama y otras organizaciones de noticias durante meses para recabar el material para el programa de "60 minutos", que también salió al aire en el programa investigativo "Panorama" de Gran Bretaña.

La evidencia en contra del HSBC la aportó un empleado de tecnología de la información de la sucursal suiza del banco, Hervé Falciani, quien robó una cantidad enorme de registros bancarios computarizados, en donde se incluyen notas detalladas de los gerentes de las cuentas privadas sobre cómo se lavaba el dinero y las estructuras de evasión fiscal creadas para servir a las necesidades de los clientes particulares.

En la época en que se cometió el fraude, sir Peter (ahora lord) Green era el gerente general del HSBC. Y aunque el Tesoro británico recibió esta documentación sobre el crimen en el 2010, hizo menos que nada; Lord Green fue nombrado Ministro de Comercio en el gobierno de Cameron en el 2011 y continúa en esa misma posición.

En términos generales, se crearon 30,000 cuentas en la sucursal suiza del HSBC para evadir impuestos y facilitar otros delitos financieros. Falciani entregó la información computarizada a las autoridades francesas en el 2008 y ellos compartieron la información con las agencias judiciales estadounidenses y británicas, entre otros.

Las revelaciones en "60 minutos" han provocado una fuerte reacción de algunos congresistas como el senador Sherrod Brown (demócrata por Ohio) quien prometió una investigación a fondo. En el 2012, el senador Carl Levin (demócrata por Michigan) quien presidía la Subcomisión Permanente de Investigaciones del Senado, publicó un informe de 300 páginas, donde detalla el papel central del HSBC en el lavado de dinero del narcotráfico mexicano y colombiano entre la Ciudad de México y las sucursales del banco en Nueva York. El mismo informe detalla el papel del HSBC en el lavado de los fondos de los terroristas, en liga con bancos saudíes, y pasando por alto las sanciones en contra de Irán.

En el tiempo en que se publicó el informe, el senador Levin sugirió que se le podría revocar el permiso para operar al HSBC en Estados Unidos, clausurando así la ruta de lavado de dinero. Sin embargo, en vez de esto, el Departamento de Justicia negoció un arreglo de juicio diferido con el Banco, multándolos con $1,900 millones, pero aplazando el encausamiento de cualquier ejecutivo del banco. En la transmisión de "60 minutos", Jack Blum, experto sobre lavado de dinero bancario quien trabajó para la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado y la ONU, atacó esa omisión en encausar al HSBC y calificó la multa por $1,900 millones como el equivalente a una multa de tránsito para el banco, dadas las enormes ganancias que logra el HSBC con esta actividad delictiva. En la época en que se llegó al arreglo de un diferimiento del juicio la senadora Elizabeth Warren (demócrata por Massachussets) también denunció el arreglo amoroso del Departamento de Justicia.

El funcionario del Departamento de Justicia que hizo el arreglo con el HSBC fue Loretta Lynch. Las nuevas revelaciones indican que el Departamento de Justicia, en el tiempo del acuerdo del 2012 sobre el informe del senador Levin, también tenía evidencia sobre la evasión fiscal del HSBC y las operaciones de lavado de dinero sucio en Suiza. Esto plantea la duda sobre el encubrimiento de las operaciones delictivas del banco.

No podría ser más agudo el contraste con Argentina, tan vilipendiada por los amigos de Wall Street. El 13 de agosto del 2014 Argentina acusó al HSBC de ser una "empresa criminal" y el 10 de septiembre del 2014, presentó cargos penales en contra de los ejecutivos del banco en Buenos Aires, por lavado de dinero sucio y evasión fiscal agravada.

El HSBC, anteriormente llamado Corporación Bancaria Hongkong and Shangai, fue el blanco principal del libro de la EIR que fue un éxito de ventas, Dope. Inc. (Narcotráfico, SA) y la EIR intervino para intentar bloquear que se le diera a fines de los 1970 su posición inicial en el sistema bancario de Estados Unidos, cuando intentaron apoderarse del Marine Midland Bank en Nueva York. A pesar de que el Comisionado Bancario del Estado de Nueva York bloqueó la transacción, la Reserva Federal le concedió al Marine Midland una carta constitutiva de banco federal y permitió que procediera la venta.