Hay que ponerle fin al imperio británico o enfrentar la guerra mundial

5 de febrero de 2015

5 de febrero de 2015 – Las provocaciones de guerra en torno a Ucrania llegarán a un nuevo umbral en los próximos días, cuando el secretario de Estado de EU, John Kerry llegue a Kiev hoy, y de ahí se trasladará con el presidente del régimen de Kiev, Poroshenko, para asistir a la Conferencia de Seguridad de Munich, que se inicia el viernes 6. El llamado del Consejo Atlántico y el Instituto Brookings para armar a las fuerzas armadas ucranianas para que se enfrenten a Rusia tuvo el propósito de crear el ambiente en Munich y elevar las provocaciones de guerra a un ritmo febril.

Del mismo modo, la canciller alemana, Angela Merkel, ha adoptado una posición de línea dura para rechazar las demandas del gobierno griego para convocar una conferencia europea sobre la deuda de acuerdo al modelo de la conferencia de Londres de 1953. No solo ha rechazado la propuesta de realizar la conferencia sino también cualquier salida que represente una "quita" a la deuda griega. El Banco Central Europeo (BCE) ha boicoteado la deuda soberana griega, creando un enfrentamiento similar en torno a la reunión de los ministros de finanzas del euro y la reunión de los 28 jefes de Estado europeos programada para el 12 de febrero. Merkel ha dicho públicamente que ha estado alineando a Hollande de Francia, y a Renzi de Italia para que la respalden en su postura de confrontación.

Ninguna de esas medidas desesperadas funcionará, pero la perspectiva de caos y guerra como consecuencia de esas maniobras demenciales solo se puede evitar atacando la causa de raíz con soluciones radicales. La raíz de la crisis es el sistema del imperio británico de la oligarquía financiera que ha llegado al punto de una bancarrota irreversible. Para poner ese sistema fuera de servicio –-junto con sus piezas leales como el Presidente de EU Barack Obama—se debe movilizar a las fuerzas por el desarrollo para someter a todo el sistema británico a un proceso de bancarrota ordenadamente. Eso significa la instrumentación de la plena separación de la banca de acuerdo a la normativa Glass-Steagall como lo hizo Franklin Roosevelt en 1933 en Estados Unidos. Eso significa una anulación ordenada de las deudas de casino impagables, que se les han impuesto a las naciones como Grecia, Portugal, España, Italia e Irlanda, en las últimas décadas de saqueo. El concepto de una conferencia de Londres de 1953 sobre la deuda, junto con una plena separación de la banca, sienta las bases para restaurar un sistema de crédito hamiltoniano, como el del Sistema Americano de Economía, en toda la región del transatlántico.

Una acción como esa, que está ahora a discusión, alinearía a Europa y a Estados Unidos con las naciones del BRICS y el creciente círculo de países aliados, como Egipto y Argentina. Nada que no sea esta reestructuración de cabo a rabo puede impedir el hundimiento en el caos económico y la guerra termonuclear.

Mientras Obama siga en la Presidencia, bajo el control británico, el impulso hacia la guerra en el corto plazo es imparable. Nadie en su sano juicio puede fingir ignorancia de los crímenes de Obama, todos ellos ejecutados por órdenes de los británicos. Se trata del sistema imperial que se tiene que derrumbar de manera ordenada, antes de que se derrumbe por su propia bancarrota y arrastre al mundo entero bajo sus escombros.

En tanto que los británicos sigan en el poder en la Casa Blanca de Obama, Estados Unidos mantendrá el curso hacia la guerra, apuntando hacia Rusia y China. Es demasiado obvio que todos los países aliados al BRICS están bajo ataque debido a la amenaza que representan para el sistema imperial.

En Argentina, el ataque contra Cristina Fernández continúa sin cesar, mientras que se encuentra realizando una serie de tratados y acuerdos económicos históricos con China durante su visita al Presidente de China, Xi Jinping, esta semana. En Argentina hay algo muy sucio, que tiene el sello distintivo británico-israelí, que está enquistado desde el período de la junta militar. Esto plantea un grave peligro tanto para Argentina como para Cristina, mientras que no se elimine ese quiste. Especialistas en contrainteligencia de EIR están preparando un expediente sobre las sucias redes que están llevando a cabo el asalto contra Argentina, el cual se publicará pronto.

También en Egipto hay un ataque en marcha contra el Presidente al-Sisi, en el momento en que se prepara a recibir la visita del Presidente de Rusia, Vladimir Putin, la próxima semana. La semana pasada agarraron al Departamento de Estado de EU recibiendo a una delegación de funcionarios de la Hermandad Musulmana egipcia, que han constituido un Consejo Revolucionario Egipcio para derrocar a al-Sisi. El mismo día que esa delegación se encontraba en los aposentos del Departamento de Estado, se lanzaron ataques terroristas de baja intensidad en Egipto.

Las naciones del BRICS han iniciado un nuevo paradigma de relaciones creativas de cooperación entre las naciones soberanas, en procura de los objetivos comunes de la humanidad. Estos esfuerzos encarnan el principio de lo que significa ser realmente un ser humano creativo, que participa en el mejoramiento de la humanidad en su conjunto, hoy y en el futuro. Emblemático de estos esfuerzos son el programa lunar chino, los planes para construir el Canal de Kra, la construcción del Nuevo Canal de Suez y del Canal Interoceánico de Nicaragua, la ambiciosa expansión de la energía nuclear, el plan Transaqua para transferir agua a las zonas desérticas de África, todos ellos elementos del programa del Puente Terrestre Mundial que recientemente produjo EIR.

Esta visión de la humanidad, y ese conjunto de objetivos, chocan con el sistema imperial. Hemos llegado a un momento en el que el sistema británico y el sistema del BRICS no pueden coexistir. Eliminando el control británico del poder en Estados Unidos, que se ejecuta principalmente a través de Wall Street y de Obama, Estados Unidos puede retomar su lugar debido entre las naciones maduras de este planeta. Es una obligación para con los Fundadores como Benjamin Franklin, George Washington y en especial, Alexander Hamilton, que se tiene que cumplir ya.