Visita de Estado de la Presidenta de Argentina a China para consolidar la "alianza estratégica integral"

2 de febrero de 2015

2 de febrero de 2015 — La Presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner llegó hoy a Pekín, lunes 2 de febrero, para una visita de Estado de dos días, durante la cual, según sus propias palabras, se consolidará la "alianza estratégica integral" entre las dos naciones.

Esta visita se celebra teniendo como telón de fondo la intensa guerra que libran en su contra las facciones dirigidas por Londres y Wall Street, utilizando la sospechosa muerte del fiscal especial Alberto Niesman el pasado 18 de enero. El viaje de Fernández es un flanco decisivo para consolidar la alianza de Argentina con el grupo del BRICS, del cual China es un miembro prominente.

Se espera que ésta visita de Estado del 3 al 5 de febrero, que incluye una delegación de alto nivel, concluya varios acuerdos fundamentales, de los cuales el ministro de Planificación Julio De Vido (quien está en Pekín desde el 29 de enero) ofreció una vista preliminar con la agencia de noticias estatal Telam, publicada ayer.

De Vido le dijo a Telam que se había reunido con compañías constructoras chinas, China United Engineering Corporation y China Road and Bridge Corp., entre otras, y que también se había reunido con China National Nuclear Corp. (CNNC). Se van a anunciar novedades muy fascinantes, dijo, "en el sector aeroespacial y en ciencias aplicadas y tecnología" la cual es el área de responsabilidad del Ministerio de Planificación. La delegación argentina incluye a 100 empresarios así como también a los ministros de Relaciones Exteriores, Defensa, Finanzas y Agricultura y al director de la compañía petrolera estatal, YPF.

Para mayor molestia de los buitres financieros que siguen tratando de asaltar a Argentina, el 29 de enero, China Development Bank Corp. Industrial and Commercial Bank of China y Bank of China Ltd, depositaron la primera entrega de $287.7 millones de los $4 mil millones de financiamiento que China está ofreciendo para construir el gigantesco complejo hidroeléctrico Kirchner-Cepernic en la provincia de Santa Cruz, para que puede empezar la construcción. Los buitres insisten en que China debe renegar de ese financiamiento porque Argentina "está en incumplimiento"; pero los bancos siguieron adelante e hicieron el depósito, tomándose el cuidado de hacerlo a través de un banco en Hong Kong, en vez de un banco de Nueva York, para evitar que los buitres trataran de embargar los fondos. Al mismo tiempo, el Banco de China también avanzó el quinto tramo, por $400 millones, de la permuta financiera de divisas por $11 mil millones que firmaron los bancos centrales de ambas naciones en julio pasado. Argentina ha usado esas permutas para apuntalar sus reservas en contra de las operaciones enemigas de fuga de capital y las presiones especulativas de los buitres financieros quienes quieren forzar una devaluación y provocar el caos económico.