El orbitador Chang'e-5T-1 inicia misión para preparar el regreso con las muestras lunares

20 de enero de 2015

20 de enero de 2015 — Con la utilización de la máxima capacidad de los recursos que ya tiene operando en el espacio profundo, China reubicó el Módulo de Servicio Chang'e-5T-1 para practicar las medidas que se van a necesitar para la misión programada de regreso con muestras en el 2017. El objetivo primario de la misión era desplegar el pequeño vehículo lunar robot Yutu (Conejo de Jade). Ahora, el módulo está en una órbita circular lunar, luego de llegar de nuevo a la Luna el 10 de enero después de haber estado en el punto más exterior L-2. Realizó el encendido de dos motores el 12 y 13 de enero que le posibilitara ponerlo en una órbita a 200 kilómetros.

El portal spaceflight 101 informa que, según la SASTIND de China (Comisión Estatal de Ciencia, Tecnología e Industria para la Defensa Nacional), el orbitador va a realizar por lo menos dos ejercicios de Encuentro del Objetivo Virtual. La operación más difícil que tendrá que realizar la misión retorno con muestras Chang'5, es que la cápsula de retorno con muestras que despegará de la superficie de la Luna va a engancharse autónomamente con la nave espacial que está en órbita y que la llevará de regreso a la Tierra. Las próximas pruebas del Chang'5-T-1 mostrarán la trayectoria y las técnicas de dirección que se necesitan en el Encuentro Orbitador Lunar Autónomo de las dos naves espaciales. Estos dos ejercicios se realizarán en febrero y marzo. Después de esto, el orbitador Módulo de Servicio va realizará tomas de imágenes de alta resolución sobre las zonas de aterrizaje potencial para el retorno del Chang'e-5 con las muestras, durante el cual se le podría bajar hasta una altitud de solo 15 kilómetros.

Cuando la NASA se estaba preparando para los alunizajes del programa Apolo, llevó a cabo cada paso gradualmente, con el conservadurismo apropiado, primero porque nunca se había hecho antes y segundo porque la vida de los astronautas estaba en juego. Nunca se practico un alunizaje no tripulado en la Luna y su regreso, porque Estados Unidos nunca llevó a cabo una misión de retorno con muestras robótico, enfocándose solamente en lograr el aterrizaje tripulado. Paralelo a las series de misiones de investigación lunar no tripuladas con cada vez mayor grado de dificultad, la NASA llevó a cabo encuentros en la órbita de la Tierra de dos vehículos tripulados. Después se llevaron a cabo encuentros en la órbita de la Luna sin alunizar y finalmente en julio de 1969 el alunizaje del Apolo 11.

Al aprovechar lo que se ha aprendido y logrado con el retorno con muestras lunares no tripulados de los soviéticos y las misiones lunares tripuladas estadounidenses de Apolo, combinado esto con el desarrollo de sus propias capacidades aeroespaciales modernas totalmente nuevas, China ha acelerado el paso al cual se pueden lograr las misiones lunares. El tiempo se ha acortado porque cada misión tiene objetivos y propósitos múltiples.