Ni modo, Londres, la alianza Argentina-Rusia sigue intacta

22 de diciembre de 2014

22 de diciembre de 2014 — Cuando estalló la semana pasada la crisis del rublo de Rusia, los enemigos de la Presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, controlados por Londres y Wall Street, se regodearon de que esto significaba la muerte segura de la relación estratégica que ella había forjado con el Presidente ruso Vladimir Putin, y predecían que ninguna de las inversiones planeadas de Rusia en Argentina se iban a materializar, y proclamaron, como lo hizo iprofesional el 19 de diciembre, que "en el enrarecido clima económico global actual, los dos líderes van a compartir la vergüenza de haberse puesto de parte de los perdedores".

Ese mismo día, el ministro de Planificación Julio De Vido y el ministro de Finanzas Axel Kicillof desinflaron esta línea propagandística británica al anunciar que un consorcio español-argentino, más la firma rusa Inter RAO Export, ganaron el contrato para construir la planta hidroeléctrica Chihuido I en la provincia de la Patagonia, Neuquén, en donde el 85% de los $2,100 millones de dólares del costo van a ser aportados por el Banco de Rusia a una tasa de interés del 6.5% en un préstamo a 20 años. Según De Vido, el proyecto aportará 637 MV a toda la red eléctrica integrada cuando se haya completado, generará 2,000 empleos y ayudará a regular el Río Neuquén para garantizar que haya suministro de agua para el consumo humano, irrigación y usos industriales y aumentar las capacidades de control de inundaciones río abajo, en donde las inundaciones siempre han sido un problema.

Agréguese a esto que el Banco Central de China proporcionó recientemente el tercer tramo de su permuta financiera de divisas a Argentina, mejorando sus reservas de fin de año, a las que se suma el ingreso por las ventas de granos, y están ahora por encima de los $30 mil millones de dólares. Esta es otra desilusión para Londres y Wall Street cuyos aduladores habían predicho que para este tiempo, las reservas de Argentina iban a estar en picada, la economía estaría fuera de control y la población en revuelta en contra del gobierno.