Se discuten en Rusia las advertencias de Glazyev y Kotegawa; el Banco Central eleva las tasas de interés

16 de diciembre de 2014

15 de diciembre de 2014 — "Japonés aconseja a Putin hacer algunos arrestos" y "Kotegawa: No aumenten las tasas de interés, encarcelen a los especuladores", son algunos de los encabezados de las decenas de artículos que se publicaron en los medios informativos rusos durante la semana pasada, sobre la sesión del Foro Económico de Moscú (FEM) que tuvo lugar el pasado martes 9 de diciembre. Las conferencias del FEM se iniciaron hace varios años como alternativa al Foro Económico Internacional de San Petesburgo, el cual está dominado generalmente por las corporaciones extranjeras. En esta ocasión, la conferencia llevó el título de "¿Qué es el banco Central para Rusia: amigo o enemigo?" El orador internacional invitado fue Daisuke Kotegawa, director de investigaciones del Instituto Canon de Estudios Globales, y ex funcionario de Hacienda de Japón y ex director ejecutivo del FMI. El discurso principal estuvo a cargo del académico Sergei Glazyev, asesor del Presidente Vladimir Putin, con un cáustico discurso en el que desarrolló su reciente artículo que había tenido un impacto sensacional, "Las sanciones de EU y el Banco de Rusia: un golpe doble a la economía nacional".

Glazyev razona que el Banco Central, con su supuesta guerra declarada contra la inflación, estrangula a la economía rusa que ya de por sí languidece por la falta de crédito y financiamiento. En consecuencia, Glazyev propone controles de capital y que el comercio internacional se establezca en rublos, y se ponga en marcha un plan de crédito del Banco Central directamente para actividades productivas, una idea que Putin repitió en su mensaje anual ante la Asamblea Federal el 4 de diciembre, informó vestifinance.ru. La vicepresidenta del banco Central, Xenia Yudayeva (una doctorada del MIT en economía matemática) no está de acuerdo con las medidas que recomienda Glazyev, simplemente porque según ella "provocarían el aislamiento del mundo occidental'. Pero según fuentes de Moscú, los grandes bancos siguen canalizando fondos que les presta el Banco Central a los mercados de dinero, no hacia la economía productiva.

El copresidente del FEM, Konstantin Babkin, un productor de implementos agrícolas que se opone al libre comercio radical y dirige un partido político, el Partido de la Causa, dijo en la reunión que el alza de las tasas de interés que puso en práctica la presidenta del Banco Central de Rusia, Elvira Nabiullina, ha llevado a que los prestamos a las empresas se eleven a tasas del 12% o 15% y hasta el 20%, con lo cual es imposible hacer ninguna inversión de largo plazo. Como señalaron varios participantes, la política de altas tasas de interés debilita el llamado que hizo Putin en su mensaje al Congreso, a favor de medidas para impulsar a las pequeñas y medianas empresas rusas para que puedan producir de acuerdo a la substitución de importaciones, y hacer frente a las sanciones y al desplome del rublo.

La conferencia de Kotegawa se reprodujo completa en el portal de vestifinance.ru y muchas otras partes se publicaron reseñas bastante amplias. Kotegawa repasó en esa conferencia la experiencia de Japón, y el contraste con Tailandia, durante la crisis monetaria de 1997 a 1998. El especialista japonés se refirió a una anécdota muy instructiva, relacionada con lo que planteó Babkin, según informó el portal agronews.ru. En 1998, el Banco de Tailandia elevó su tasa de interés clave a 25% al año y la mantuvo así por 18 meses, lo cual llevó a la destrucción de toda la industria nacional como resultado. Glazyev hizo la misma advertencia para Rusia hoy. Kotegawa contrastó la situación de Japón en ese momento, donde se acentuaron las posiciones de los especuladores en derivados financieros en un fin de semana, y los especuladores terminaron en la cárcel. En respuesta a una pregunta de Babkin sobre la misión del Banco Central de Japón, Kotegawa respondió que era "el desarrollo de la industria del país", lo cual comentó agronews.ru: "Eso lo dice todo". El economista Mikhail Delyagin caracterizó a Nabiullina y a todo el Banco Central como parte de un clan liberal, que está llevando a cabo una política de acuerdo a los intereses de los negocios globales, y en contra de Rusia.

El 16 de diciembre comenzó con un anunció que hizo el Banco Central después de la media noche, sobre un aumento drástico de la tasa de interés referencial, de 17%, un salto de ¡6.5 puntos porcentuales! "Un observador en Moscú comentó, "en efecto, esto quiere decir una prohibición al otorgamiento de préstamos".

sneakers