Por fin, se restablecen las relaciones entre Estados Unidos y Cuba

19 de diciembre de 2014

19 de diciembre de 2014 — Ya era tiempo de que se tomara esta decisión. Años de una diplomacia silente, que contó con la mediación del Vaticano, en especial bajo la dirección del Papa Juan Pablo II, quien visitó a Cuba en 1998, y del actual Papa Francisco, hizo posible el anuncio simultáneo en Washington DC y en la Habana, Cuba, el 17 de diciembre, en el sentido de que Estados Unidos y Cuba acordaron iniciar un proceso para restablecer las relaciones diplomáticas, rotas en enero de 1961.

Tanto el Presidente Barack Obama como el Presidente Raúl Castro agradecieron al Papa Francisco por la ayuda que diera para que se llegase a este acuerdo. Poco después de que se hiciera el anuncio, el Secretario de Estado del Vaticano emitió un comunicado declarando que "la Santa Sede continuará apoyando las iniciativas que las dos naciones emprenderán para acrecentar sus relaciones bilaterales y favorecer el bienestar de sus respectivos ciudadanos".

El proceso apenas comienza. Por ejemplo, para terminar con el embargo de Estados Unidos a Cuba se requiere que actúe el Congreso estadounidense, ya que en 1996 el embargo se hizo ley. Además el Presidente Obama dejó claro que su gobierno se propone intensificar las intervenciones tipo "revoluciones de color" dentro de Cuba. Pero la cooperación entre las dos naciones como la que se llevó a cabo luego del terremoto en Haití y en la pelea contra el virus del Ébola en África occidental, sienta las bases para que se desarrollen relaciones más sólidas.

En todo el mundo la gente sensata celebró el anuncio. No así la familia Bush y su séquito de neoconservadores. Jeb Bush estaba tan apurado para sacar en su sitio de Facebook una declaración denigrando esta acción, que su equipo tuvo que corregirla unas horas después, cambiando su aseveración de que "los benefactores del pésimo asesoramiento hecho al Presidente Obama serán los crueles hermanos Castro, que han oprimido al pueblo cubano por décadas", a que, los hermanos Castro serán "los beneficiarios" de este acuerdo. Elliot Abrams, quien fuera el "Mariscal de Campo" de los Contras nicaragüenses durante el gobierno de Bush padre, garabateó en su blog Weekly Standard que "el colapso de Estados Unidos con respecto a Cuba" tiene implicaciones terribles para los planes de los neoconservadores para atacar a Irán, "la renaciente China" y "la nuevamente agresiva Rusia de Putin".

La Presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, destacó un punto excelente en las lecciones que se deben sacar de esta decisión, en sus declaraciones de "satisfacción" sobre la decisión, el miércoles 17:

"Los hechos de hoy cierran el último capítulo de la denominada Guerra Fría y muestran la inutilidad de otras actuales guerras frías que en lo financiero, social y político son generadas por actores gubernamentales y no gubernamentales impidiendo el ejercicio de los actos soberanos de nuestras naciones. La Argentina expresa la necesidad del levantamiento inmediato del injusto e ilegal bloqueo que sufre la sociedad cubana y hace un llamamiento para que nunca más un pueblo sea sometido por otra nación al sufrimiento y el hostigamiento para imponerle sus intereses geopolíticos o por sus propias políticas domésticas".