"Nosotros manipulamos divisas" admiten por primera vez siete mega bancos

14 de noviembre de 2014

14 de noviembre de 2014 — Mientras que las divisas rusa y argentina se encuentran bajo ataque imperial de Londres, y Argentina le entabla juicio a los bancos por la manipulación del valor de las divisas, ahora siete de los mega bancos más grandes del sector trasatlántico han admitido que ellos manipulaban divisas como práctica regular de sus corredores de divisas extranjeras (llamados"forex").

Seis de esos bancos son los bancos de la City de Londres, HSBC y el Royal Bank of Scotland (RBS); los bancos con sede en Estados Unidos, JP Morgan Chase, Citibank y Bank of America; y el gigante bancario suizo UBS. Se "arreglaron" con la Agencia de Conducta Financiera (FCA, por siglas en inglés) de Gran Bretaña y con el Contralor de la Moneda y la Comisión de Corretaje de Mercancías a Futuro (CFTC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, para pagar multas que en conjunto sumaron la irrisoria cantidad de $4,300 millones de dólares por haber manipulado un mercado que realiza transacciones diarias por $5 billones de dólares. Un séptimo banco, el Barclay’s de Londres, confesó las mismas fechorías pero aún no se ha "arreglado" con las autoridades porque también enfrenta cargos penales.

Notablemente, varios de los bancos admitieron que sus corredores siguieron haciendo transacciones con "forex" ilegalmente hasta finales del 2013 por lo menos. Los enormes mercados de transacciones diarias de "forex" y derivados siguen sin ninguna regulación, porque el entonces Secretario del Tesoro de EU, Tim Geithner, insistió en ello en el 2010, cuando se aprobó la Ley Dodd-Frank. Geither dijo que esto era absolutamente necesario para garantizar la suficiente "liquidez" en estos mercados; pero la liquidez se materializó mientras los corredores se prometían unos a otros botellas de champaña y whisky escocés por coludirse en manipular los valores de las divisas al cierre de cada día.

Estos mercados especulativos han cobrado esas dimensiones tan gigantes debido a que en 1971, el gobierno de Richard Nixon, bajo presiones británicas, abandonó el sistema de tipos de cambio fijos del sistema de Bretton Woods del Presidente Franklin D. Roosevelt. Ya para la época en que el especulador George Soros lanzó su "asalto contra la libra esterlina" en 1981, estaba claro que las fuerzas especuladoras "forex" eran más poderosas que los bancos centrales que trataran de defender una divisa en esos mercados.

Un regulador de Nueva York, el Superintendente de Servicios Financieros del Estado de Nueva York, Benjamin Lawsky, se negó a firmar el arreglo, por ser una "ligereza", según fuentes del noticiero Bloomberg News de Nueva York. De hecho, el funcionario de la FCA que hizo el anuncio, Martin Wheatley, trató de mantener la línea de que los corredores de los siete grandes bancos "intentaron manipular" el mercado de divisas extranjeras, en vez de decir que de hecho lo hicieron. Esos fueron los mismos pretextos de los reguladores desde el principio —incluyendo Geithner— cuando hablaron de "intentos por manipular la LIBOR" antes de que quedara claro que todo el proceso de la tasa LIBOR, y los índices con derivados relacionados lo habían manipulado a su gusto efectivamente estos mismos bancos, desde por lo menos el 2001 hasta el desplome del 2008.

Por ahora, los bancos admitieron estar coludidos ilegalmente para quedarse con todo en la fijación diaria de los valores de las divisas. Pero las comunicaciones sobre la colusión de los corredores deja en claro que lo hicieron "vapuleando" a sus clientes, entre los que se incluyen los bancos centrales nacionales que intentaban defender sus monedas.