Para Bolivia, la energía nuclear es una "defensa de la vida"

7 de noviembre de 2014

7 de noviembre de 2014 — El Presidente boliviano Evo Morales se está moviendo agresivamente para crear las instituciones marco que se requiere para su programa de energía nuclear, cuyo primer reactor se va a construir en la provincia de La Paz y se tiene programado que entre en operación en el 2025.

Según el comunicado dado a conocer el 5 de noviembre por el Ministerio de Energía e Hidrocarburos, el gobierno espera anunciar muy pronto la creación formal de la Agencia de Energía Nuclear Boliviana que también se va a coordinar estrechamente con la Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA por siglas en inglés). El ministro de Hidrocarburos, Juan José Sosa, anunció que el gobierno tiene los recursos necesarios para financiar el programa nuclear, y que "ya está en marcha un trabajo intenso para echar a andar este proyecto". Según Eju.tv del 30 de octubre, el vicepresidente Álvaro García Linera anunció que el presupuesto de inversiones públicas del gobierno para el 2015, "va a ser superior" a los $6 mil millones de dólares, por encima de los $4,500 millones del 2014, y va a incluir la energía nuclear como máxima prioridad.

El concepto que guía el programa nuclear de Bolivia lo explicó mejor Waldo Albarracín, el rector de la Universidad de San Andrés (UMSA), quien firmó el 4 de noviembre un acuerdo con el Ministerio de Hidrocarburos, mediante el cual se van a entrenar estudiantes para que participen en lo que Sosa llamó "la nueva experiencia científica del país". En la ceremonia de firma, el rector Albarracín resaltó que "en el pasado, se usó la energía nuclear para destruir vidas, pero hoy en este siglo 21, es posible usar los avances en la ciencia para defender la vida... este objetivo altruista es lo que nos une. Como institución, deseamos contribuir firmemente al desarrollo del país y al mejoramiento de la calidad de vida de todos los bolivianos".

Al hablar en la misma ceremonia, el ministro Sosa detalló las muchas áreas en donde los usos pacíficos de la energía nuclear pueden beneficiar la vida humana, como es la irradiación de los alimentos, que mata bacterias mortales y extiende el período de conservación sin dañar a los seres humanos. La medicina nuclear es clave en el combate al cáncer, agregó, y explicó que una de las tareas prioritarias de la nueva agencia nuclear va a ser el establecimiento de hospitales de cuarto nivel, en donde sus departamentos de oncología "posean todos los equipos que usan energía nuclear". Albarracín agregó que el uso de la medicina nuclear para combatir el cáncer "es una señal ostensible de cómo podemos salvar vidas y no destruirlas. Esta es una visión que el Estado y las instituciones bolivianas, así como también nuestra universidad, tenemos que asumir", informó Jornada.net.

La cooperación internacional para ayudarle a Bolivia a lograr su objetivo ya está en marcha. La semana pasada, estuvo en La Paz una delegación de la agencia de energía atómica de Rusia, Rosatom, para discutir la colaboración. Vladimir Putin le ofreció la colaboración de Rusia a Evo Morales cuando se reunieron durante la cumbre del BRICS en julio pasado, y el ministro Sosa, de Energía e Hidrocarburos, así como su viceministro ya viajaron a Argentina para desarrollar los detalles de la colaboración con ese país.