Con el lanzamiento del ARSAT-1, "las alas" de los argentinos se despliegan hacia el futuro; las "alas negras" de los buitres ...

21 de octubre de 2014

Con el lanzamiento del ARSAT-1, "las alas" de los argentinos se despliegan hacia el futuro; las "alas negras" de los buitres significan la muerte

21 de octubre de 2014 — En un discurso que fue transmitido anoche por televisión a nivel nacional, desde el Salón de los Científicos Argentinos de la Casa Rosada, poco tiempo después del lanzamiento desde la Guayana Francesa del satélite de comunicaciones geoestacionario Arsat-1 de hechura totalmente argentina, la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner señaló orgullosa a una foto del satélite, con sus "alas" desplegadas a cada lado, para decirle a sus compatriotas que "están desplegadas las alas de ARSAT, y las alas de los argentinos y de la Argentina en tiempos en que los fondos buitre con sus alas negras nos quieren embargar el presente, e hipotecar la vida de millones de argentinos y de futuras generaciones de argentinos".

Argentina es ahora uno de los 8 países que tienen la capacidad de construir su propio satélite. El ARSAT-1 le va a prestar servicios de telecomunicaciones a zonas del país que antes carecían del mismo, incluyendo a la Patagonia y la Antártida, como también a Chile, Paraguay y Uruguay.

Haciendo referencia a quienes tienen aspiraciones presidenciales que dicen que si son electos el año que viene, derogarán las leyes aprobadas durante la última década, Fernández advirtió que "no se derogan los sueños, el futuro no se deroga... las alas de Argentina están desplegadas, que no son alas negras, ni de derogación ni de destrucción sino de construcción, alas blancas de progreso, de la ciencia, la tecnología, de la libertad, igualdad, las alas de la Patria, de este salón de los científicos argentinos, de la Casa Rosada, de la República Argentina, tu patria, y mi país".

Aludiendo a las cualidades de liderato que necesita una nación en crisis, Fernández recordó que cuando su fallecido esposo, el ex Presidente Néstor Kirchner tomó la decisión de fundar la compañía ARSAT y comenzar el desarrollo satelital en el 2005- 2006, en medio de una crisis devastadora en el país, "parecía una utopía, una cosa de locos". Pero, agregó ella, me pregunto si no hubiera sido electa en el 2007, o si no hubiera ganado los comicios en el 2011, "¿estaríamos sentados aquí hoy viendo este satélite? Esta es la gran interrogante" que deben discutir y debatir los argentinos. Es de notar, que muchos de los científicos que ayudaron a construir el ARSAT se vieron forzados a irse del país en la década de 1990, cuando reinaban las políticas del Fondo Monetario Internacional (FMI), y pudieron repatriarse con los gobiernos de los Kirchner.

Durante el discurso de la Presidenta, se incluyó un video conectado a la base Korou en la Guayana Francesa con el Ministro de Planificación, Julio De Vido, que rodeado de los miembros de su delegación sostenían la bandera de Argentina y colocados al lado de una enorme pancarta del ARSAT-1, muy emocionado expresó la alegría y el orgullo de todo el grupo allí presente, que incluía además gobernadores, miembros de gabinete, congresistas, científicos de INVAP, la compañía que construyó el satélite y muchas otras personas. "Estamos todos muy, muy emocionados y contentísimos. Nunca olvidaremos este día", dijo. Néstor [Kirchner] no solo fundó ARSAT, sino que también echó a andar el programa espacial nacional argentino, el presupuesto para lo cual ha aumentado un 800% desde el 2003. De Vido aprovechó la oportunidad para decirle a Cristina Fernández que ayer el reactor nuclear Atucha II llegó a un 70% de su capacidad; el 21 de octubre llegará al 75% y para finales de año llegará a un 100%, lo cual constituye otro logro importante para la ciencia argentina.

De Vido subrayó asimismo que el lanzamiento del ARSAT "es el primer paso autónomo, autárquico y soberano que da la Argentina en materia satelital desde que se inauguró la planta [astrofísica] de Bosque Alegre en Córdoba [1942]... Esto habla a las claras de la continuidad con la política de industrialización y tecnologización que se inició en la década del '50 y que se abandonó y se destruyó por 50 años". El general Juan Domingo Perón, quien gobernó Argentina de 1946 a 1955, supervisó la fundación de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) argentina, y muchas otras instituciones científicas por lo cual Argentina se convirtió en el centro de excelencia industrial y científica en Iberoamérica. Este programa también atrajo a varios científicos europeos de primera, incluyendo a varios emigrantes judíos que huían de la Alemania nazi, quienes fueron fundamentales en el avance del progreso científico de Argentina. El Dr. Enrique Gaviola, quien trabajó en Alemania con Max Planck y Albert Einstein, fue una figura clave en los avances científicos en esta área.